Dos poemas de Luljeta Lleshanaku

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 7:08 p. m.

Traduje dos poemas de la impresionante Luljeta Lleshanaku. Ambas traducciones son indirectas y trabajadas desde la traducción al inglés de Henry Israeli.


Memoria

No hay profecía, sólo memoria.
Lo que ocurre mañana
ocurrió hace cientos de años.
El mismo camino, hacia el mismo fin.
Y mi antigua memoria
dice que tu falsa memoria
es la leyenda de un pájaro cuyo corazón de luz
se transformó en un cuervo que sobrevolaba una montaña de mármol.
La misma mujer estará allí.
El corto sendero a la reencarnación.
Una jaula de cabellos negros.
Su corazón amargo y generoso
como una ánfora llena de serpientes.

No hay profecía, las cosas ocurrirán
tal como las tuviste en el pasado.
La muerte te encontrará en la misma cama,
solo,
sin preocupaciones, sin sombra,
como los árboles que humectan a la noche.

No hay destino, sólo leyes biológicas:
la trucha salpica en el agua
y los pinos respiran en la montaña.



Marcado

Mi compañero de pupitre de la escuela primaria
tenía uñas azules, labios azules, y un enorme e irreparable agujero en su corazón.
Estaba marcado por la muerte. Era invisible.
Solía sentarse en una roca
cuidando nuestros abrigos
mientras nosotros jugábamos en el parque, esa alquimia de sudor y polvo.

Aquel marcado para ser rey
es frío, preparado para la caída libre,
nacido prematuro de un triste vientre.

Y la pelirroja que espera el regreso de su marido alcohólico
seguirá esperando por cien años.
No es el alcohol; ella está marcada por "la espera,
y el es igual de culpable que el espectador
que debe entrar bajo techo por la lluvia.

Y lo que es más, no es la guerra
quien tomó la vida del niño
de ojos melancólicos. Él también estuvo marcado, nacido
para estar en la lista de reclutados.
La melancolía es el arsenal común de la guerra.

Entonces hay alguien marcado para sobrevivir
que seguirá devorando a su descendencia como un oso polar
que nunca ha sentido el cambio climático.

Todos ellos son como un cerrado teorema, su cielo
es una casa de alquiler
en donde martillar incluso un simple clavo de transformación está prohibido.

Ellos esperan la siguiente orden, que de cualquier forma
ignorarán,
como los argonautas que llenaron sus oídos de cera
y remaron hacia el camino de las sirenas.






Luljeta Lleshanaku (Albania 1968). Ha publicado cuatro libros de poemas. Ganadora en el 2009 del Velinice Kristal Price for World Poetry. 






27/11/15

Comments (1)

wow, "Mi compañero de pupitre de la escuela primaria
tenía uñas azules, labios azules, y un enorme e irreparable agujero en su corazón..."
excelentes líneas!