Dos poemas de Sam Pink

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 8:22 a. m.

Traduje dos poemas de Sam Pink


Voy a darle una patada voladora a tu cara y después la besaré

Voy a darle una patada voladora a tu cara y después la besaré.
He practicado mis patadas voladoras todos los días
he practicado mis patadas voladoras por lo menos tres o cuatro veces por día.
Eso significa que he realizado más patadas voladoras que el ser humano promedio.
Eso significa que al darte una patada voladora sentirás el poder.
Eso significa que al darte una patada voladora, significará más que la de otra persona.
Después de dale una patada voladora a tu cara, te besaré.

Habrá muchos besos
una cantidad que eventualmente se volverá molesta y perturbadora.
Se verán dementes.

Y yo no sentiré emociones mientras bese tu cara
sólo será algo que estaré haciendo.

Besaré mucho tu cara
concentrándome en el área de tus mejillas
pero a veces también en la nariz y también a veces en la frente.

Y a veces mi boca se va a abrir.
A veces mis dientes frontales rozarán tu piel, pero será un accidente.
Prometo abrir los ojos para asegurarte que fue un accidente.

Cuando sientas dientes y abras los ojos, los míos ya estarán abiertos
pero no dejaré de besar tu cara
las súplicas para detenerme no serán obedecidas.

Al día siguiente despertarás con el rostro pegado a una almohada, tu golpeado por una patada voladora y violentamente besado rostro.

Dolerá.
Tocarás y dolerá.

He estado practicando mis patadas voladoras; mis besos ya son bastante buenos.
Recibirás uno del primero y  muchos del último.
No significas nada y eres nada.
Eres una migaja en mi ombligo.



Maniquíes que sudan tinta negra y nunca se divierten

Cazo mariposas con un arco miniatura hecho de ramitas y flechas amoldadas en los pliegues de tu cara que representan todos los gestos que has hecho.

Desearía ser a tu imagen y semejanza porque así me amarías y nunca me dejarías ir.

Estoy en una casa de retiro y duermo bajo la cama de un anciano que ya no sabe quién es y cree que su familia ha desaparecido.
Le digo "tic tac tic tac, nadie te quiere y yo tomaré tu mano cuando mueras".

Si pones un twizzler en tu oreja se ve como si tu oreja estuviera vomitando sangre.

Si alguna vez llego a tener hijos será un error y le pediré perdón a la mayor cantidad de personas dispuestas a escucharme.

Acuéstate, es momento de que camine sobre ti y nombrarte como un puente que ya no necesito.

Amo a toda persona que lea esto.





Sam Pink es autor de los libros The no hellos diet, Hurt others, Person, Frowns need friends too y I am going to clone myself then kill the clone and eat it. Vive en Chicago y toca en la banda Depressed Woman.


10 de junio del 2014

Comments (0)