Dos poemas de Raymond Carver

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:06 p. m.

Otras dos traducciones de Raymond Carver.


Mi hija y el pastel de manzana

Me sirve una rebanada recién
salido del horno. Flota vapor
de las rendijas. Azucar y canela
en polvo se caramelizan en la corteza.
Pero ella trae esos anteojos oscuros
en la cocina a las diez de la mañana
-todo está bien-
mientras ella me observa cortar
un trozo, llevarlo a mi boca
y soplar. La cocina de mi hija,
en invierno. Encajo el tenedor en el pastel
y pienso en mantenerme lejos.
Ella dice que lo ama. No podría
ser peor.



Lo que dijo el médico

Dijo que no se veía bien
dijo que, de hecho, se veía muy mal
dijo que contó treinta y dos en un sólo pulmón
yo paré de contarlos
dije me alegro no quiero saber
más nada de lo que ya esté allí
él dijo ¿eres un hombre religioso? ¿te arrodillas
en las arboledas del bosque pidiendo ayuda?
cuando entras en la cascada
y la niebla sopla en tu cara y tus brazos
¿te detienes y pides entender esos momentos?
yo dije no todavía pero empezaré hoy
él dijo lo siento mucho dijo
me gustaría poder darte otro tipo de noticias
dije Amén y él dijo otra cosa más
no entendí y no supe qué hacer
y no quise que lo repitiera
y tener que digerirlo
sólo lo miré
por un momento y él me miró de vuelta
me puse de pie y le estreché la mano a aquel hombre
que me dio algo que nadie más en la tierra me daría
puede que le haya agradecido el haber sido tan valiente.






23 de febrero del 2014

Comments (0)