panteísmo

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:37 p. m.

Hice que dentro de mis ojos se construyeran edificios donde vivieran personas felices.
En cada persona hubo una necesidad,
un oscuro deseo de explotar esos edificios
y matarme
al tiempo que nacen otros edificios,
otras respiraciones,
que le dieron sentido a los amarillos bosques de mis ojos
a las mugrientas ciudades de mis ojos.

Hice que un montón de osos polares me cargaran en su lomo
para enseñarme que el miedo puede ser mi mejor amigo.
En el viaje pasamos por los antiguos lugares
donde morí;
visité mis lápidas
e hice grafitis
uno decía: bailé hasta que las flores se cansaron;
otro decía: sigo triste;
otro decía: aquí yace el mejor jinete de osos polares.
Mientras hacía el vandalismo
mis blancos amigos descansaban encima de un camioneta.
Se veían temibles.

Hice que el sol fuera un hijo de puta
que descubre al montón de hijos de puta
que se escondían atrás de él.
Asomaros sus cabezas
y dijeron algo que hizo al sol apagarse
y ahora todos tienen frío y
se abrazan aunque no tengan ganas de abrazarse y
hablan cosas que sólo se hablan
cuando se está
verdaderamente desesperado.

Hice que el tren se descarrilara.
Puse piedras en las vías y sentado entre los matorrales
esperé el temblor que te avisa
cuando todo ya valió verga.
El tren voló sobre mi cabeza
como la saliva del niño que te escupe
cuando no metiste un gol
que estaba bien fácil de meter.

Hice que la vergüenza se comprara una guitarra
y cantara los secretos de los héroes que jamás supieron
encañonar el revolver
y amenazar a los cobardes.

Hice que un chingo de poemas deliberadamente malos
se convirtieran en las cosas que te dan risa cuando estás rodead@
de borrach@s y no sabes si sentirte incomod@ o feliz
pero es que así es la vida
a veces.


(Aguascalientes. 3 de octubre del 2013) 




29 de octubre / 2013

Comments (0)