Neomelubrina Blues

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:14 a. m.


A mi mano la mueven
ángeles sagrados
La vida en la que estamos inmersos
Es Invisible 
Espíritu Santo

Si pudieras verme
como un rufián,
serías un santo
No puedes acuchillar
a un perdedor

Jack Kerouac



Mi dolor se puso esta tarde un vestido amarillo,
(combinaba con la sangre que vomitaron los niños que escondo en mis cajones),
se miró al espejo mientras cantaba una canción sobre muchachos guapos
sentados cerca de una fogata
tocando música y fumando marihuana.

Tu dolor me sorprendió cuando intentaba reconciliarme
con la siesta vespertina.
Tu dolor se salió de control, tomó a mi madre y recargó el filo de un cuchillo en su moreno cuello
¿la mato?
gritó tu dolor
¿la mato?
yo negaba con la cabeza
hundí los dedos entre mi cabello
y lloré por tu dolor.

Deberíamos juntar nuestro dolor
hacer que coincidan en la librería
en el cine
en una fiesta
quizá se caigan bien
en una de esas y terminarán besándose,
en una de esas saldrán a matar,
serán un equipo inigualable.
Juntos podrán callarlos a todos.

Un día
tu dolor y el mío tomarán un taxi
cobrarán represalias
pero nadie sospechará.
Nuestros dolores hablarán en un acento chistoso
para que nadie los tome en serio.

Algún día nuestro dolor valdrá la pena
y los veremos triunfar
los veremos matar a los muchachos guapos
que tocan música y fuman marihuana
alrededor de una fogata.


Tú y yo somos las dos personas más tristes del mundo,
le ganamos a cualquiera.
La pareja que formamos puede matar a alguien,
deberíamos matar a alguien
usando nuestro dolor.




29 / Mayo / 2012

Comments (0)