Le Diable

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:17 p. m.

"Ya no le diga cinismo. Dígale sinceridad"
- Carlos Monsivais


El viento se interesó en las lineas vectoriales de mi cabello y terminó por sacudir esa costra de hueso y hierba que tapizaba el almíbar de mi consciencia.

La vida extirpó mi nariz convirtiéndome en una jirafa llena de coágulos nocturnos que chocan entre sí como letras en el cielo, números hinchados de lilas y mostaza.

Eres tan bonita porque tus huesos dan evidencia de esa médula eléctrica que corre por tu poca carne hasta gangrenar tu dermis que me llama desde esa casa que vibra junto con tu inflamable manía de bailar con los pájaros.

Yo me regreso al lenguaje y destrozo el poema con mis dos manos de pan e infierno.

Tu cuerpo debe ser sondeado por esas piedras ardientes que alojan tortugas de miedo y hielo.

Lo eres en mi corazón.

Un ángel dibuja sirenas con pubis de araña y sexo de isla en llamas en medio de un enorme cántaro lleno de sangre y canicas, me llama por mi nombre lamiéndose la carne que está entre los dedos mientras los ojos de los niños sin cabeza sirven de alimento para todos esos árboles.

Eres indivisible puesto que las pausas de tus pulsiones fueron proporcionales a todas las fracturas que sufrió mi bolsa de helio, esa maldita válvula de aire y semen que por algunas noches fue carnada de peces diablo.

Recuerda que los relámpagos siempre hieren el suelo, aún a pesar de no tener testigos.

El tiempo sigue lactando a todas mis abejas.

Entiérrame en esa lluvia espesa y canina, donde el sueño no secuestre, donde el sueño no frecuente la misma peluquería de Dios.


21/6/10

Comments (0)