Dos poemas de Charles Wright

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 8:23 a. m.

0

Sentado afuera en el fin del otoño 

Hace tres años, por las tardes,
                         solía sentarme aquí y tratar
de responder la simple aritmética de mi vida,
pero nunca supe:
este objeto y aquel objeto
nunca contendrán el paisaje
                           ni todas sus implicaciones,
este árbol y aquel arbusto
nunca concretaron satisfactoriamente la suma o el cociente
que traje o cargué,
                           ni tampoco lo hacen ahora,
aunque yo esté de nuevo aquí, buscando calcular,
buscando lo que se adhiere.

Todo viene de algo,
                        sólo el algo viene de la nada,
dice Lao Tzu, más o menos.
Sensato y eminente, digo yo,
acariciando este caracolito con mi pulgar y otros dos dedos.
Delicado como un arete,
                                    que carga el vacío como un niño
que se desvanece.
Lo acaricio en el sentido de las manecillas y contrario al sentido de las manecillas, esperando por algo que resplandezca en su vocabulario o su disfraz:
pero uno a uno hace a la nada, suma,
                                                              infinito y omnipresente,
la sombra que todo emite.




Leyendo otra vez a Lao Tzu en Año Nuevo


Triste fin de un triste año,
                                       hondo en la huerta enana
está el cielo con su capa de negrura y filosas estrellas.
Me detengo en la oscuridad y doy respuesta
a mi vida, esta camisa que quiero arrancarme,
                                       está en llamas...

Año viejo, año nuevo, canción vieja, canción nueva,
                                                                 nada cambiará de dueño
cada vez que cambiemos de corazón, cada vez,
como una dura nube que ha sido arrastrada todo el día por el cielo
haca los encogidos hombros de la noche
                                      con sus estrellas de charretera.

                                 ______________________________

Prosodias se alzan y caen.
                                       En la mente, estructuras se alzan y caen.
El fracaso abona la tierra vieja.
¿Acaso el pasto, con su territorio en dos mundos, ama el polvo?
¿Ama el copo de nieve a la gota de lluvia?

He escuchado que aquellos que saben nunca nos lo dirán,
                                                                              y escuché
que aquellos que nos dicen nunca sabrán.
Las palabras están equivocadas.
Las estructuras están equivocadas.
                                   Incluso las preguntas son compromisos.

El deseo discrimina y el lenguaje discrimina:
No forman parte de la esencia de todas las cosas:
                                                           cada palabra
es un fracaso, cada objeto
que nombramos y situamos
                                 nos encamina un paso más lejos de la luz.

La pérdida es su ganancia.
                          Su secreto es el vacío.
Nuestras imágenes yacen en los estanques de nuestra oscuridad,
como cuerpos de agua que mueve la espuma.
Se mueven cuando la espuma se mueve.
                          Su secreto es el vacío.

                                 ______________________________


Cuatro días para enero,
                       el pasto crece pequeño, pequeño
bajo los duraznos.
El viento de la Cordillera Azul empuja el sombrero
del día más y más
                           a los condados del este.

La luz se cae hecha polvo en las ramas cenizas.
                                                     Dos aves
silban a algo invisible, una nota negra y un intervalo.
Estamos situados entre el ahora y el no-ahora,
                                             sostenidos por el amor,
una enorme roca que se balancea sobre una piedrita.









31 de diciembre del 2015