Dos poemas de Ahmad Shamlou

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:15 p. m.

0

Traduje otros dos poemas de Ahmad Shamlou.


En este callejón sin salida (julio de 1979)

Ellos olfatean tu boca
para saber si a alguien has dicho:
¡te amo!
¡Ellos olfatean tu corazón!

Son tiempos extraños, amada mía.

Ellos castigan al amor
en los caminos
del flagelo.

Debemos ocultar nuestro amor en oscuros armarios.

En este helado y torcido callejón sin salida
ellos mantienen vivo al fuego
quemando nuestras canciones y poemas;
¡No pongas en peligro tu vida por tus pensamientos!

Son tiempos extraños, amada mía.

Aquel que llama a tu puerta en la mitad de la noche,
su misión es quebrar tu lámpara,
¡Debemos ocultar nuestra luz en oscuros armarios!

He aquí a los carniceros que hacen guardia en los caminos
con sus ensangrentados cuchillos y sus tablas de cortar.

¡Son tiempos extraños, amada mía!

¡Ellos rebanan la sonrisa de los labios
y las canciones de la garganta!

¡Debemos ocultar nuestros sentimientos en oscuros armarios!

¡Ellos asan canarios
con el fuego de jazmines y lilas!

¡Son tiempos extraños, amada mía!

Ebrio por la victoria,
Satán disfruta un banquete en nuestra mesa de luto.

¡Debemos ocultar a nuestro Dios en un oscuro armario!



Pez

Pienso que mi corazón
nunca ha estado
tan caliente y rojo.

Siento
en los peores momentos de esta noche asesina,
cientos de soles primaverales
brotar en mi corazón
desde alguna certidumbre.

Siento en cada esquina de esta marisma desesperada
centenas de frescos bosques
que de pronto salen
desde la tierra.

Oh certeza perdida, pez fugaz,
deslizándose en los espejos del estanque, pliegue a pliegue
¡He aquí que yo soy una laguna de luz!
A través de la magia del amor
¡encuentra un camino hacia mí desde el espejo de los estanques!




Ahmed Shamlou (Teherán, Irán; 12 de diciembre de 1925 — 24 de julio de 2000), fue un importante poeta, escritor, periodista e intelectual político iraní. tradujo al persa numeroas obras de autores de la literatura universal, ya fueran poemas del español Lorca, el afroamericano Langston Hughes, el griego Yannis Ritsos o la alemana Margot Bickel, haikus japoneses, el Cantar de los Cantares bíblico, novelas y guiones cinematográficos. Shamlú desarrolló una carrera periodística y escribió numerosos artículos de investigación académica, causando notoria controversia con sus estudios sobre Hafez y sobre Ferdousí. Su inacabada enciclopedia del folklore iraní Ketab-e Kuché ("Libro de la calle") es una contribución de primera magnitud a la compresión de las creencias populares iraníes y la lengua coloquial persa. 
Sus obras han sido traducidas a numerosas lenguas, entre ellas el sueco, inglés, japonés, francés, español, alemán, ruso, armenio, holandés, rumano, finlandés, kurdo y turco.


(Puedes encontrar otra traducción de Ahmad Shamlou dando click aquí

Dos poemas de Noah Cicero

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:21 a. m.

0

Traduje dos textos de Noah Cicero

CARTA DE SAN VALENTÍN

El día de San Valentín ya viene, así que escribí una carta de amor. Cualquier persona puede usar esta carta de amor para su amor.

Querido amor mío

Hay muchas mariposas en este planeta. Pero no hay en invierno. Tú eres mi mariposa de invierno.

Quiero lamer el interior de tu ombligo. Quiero lamer la pelusa en él y luego besarte. Entonces tendrás pelusa en tu boca. Estamos desnudos y reímos.

(Si eres un hombre heterosexual o lesbiana) quiero agarrar tu vagina. Quiero servir tu desnuda vagina en la palma de mi mano. Tu vagina es como una hoja cubierta de rocío en una mañana de julio. Eso quiere decir que me gusta cuando tu vagina está húmeda. Me gusta más tu vagina húmeda que seca.

(Si eres mujer o un hombre gay) quiero sostener tu suave pene en mi mano. Luego quiero acariciarlo hasta que se ponga duro y entonces lo llamaré verga. Quiero que hagas cosas con tu verga que me hagan gemir y me hagan hacer otros sonidos extraños.

Quiero comer dulces contigo y revisar nuestro facebook sentados muy juntos.

Nos necesitamos mutuamente así como los políticos necesitan votos.

Nos necesitamos mutuamente así como los teléfonos necesitan señal y los libros lectores.

Ahora mismo anhelo que tus genitales estén cerca de mí, y tu risa, y tus manos, y tus piernas enredándote y llevándome más hondo.

Nunca puedo estar muy hondo en ti.

Quiero que tengas mis bebés. Quiero que nuestros bebés se parezcan a nosotros.

Criaremos a nuestros bebés para que sean ansiosos y raros y para que amen la música que nosotros amamos.

Sigo viendo tu panza en mi mente, tu panza plana, descanso mi cabeza en tu panza, tu panza es suavecita y estamos viendo una película. Una película con Will Ferrell. Todo está bien en el mundo. Tenemos una estable cuenta de crédito y nuestras calificaciones están bien.

Quiero coger hasta que nuestros genitales estén rozados y ulcerados.

Hay muchas mariposas en este planeta. Pero no hay en invierno. Tú eres mi mariposa de invierno.

Sinceramente,
Tu Amor.



UN GIGANTE POEMA-GATO

No hay una sola canción
en mi lista de favoritos en Youtube
lo bastante triste
para soportar esta noche
en la que visto pantalones de trabajo caqui
con un gatito caminando en mi regazo

El internet es tan solitario esta noche

El internet es tan silencioso esta noche

Ha sido silencioso por mucho tiempo
desde que tu enrutador se descompuso

Extraño tus correos
Hace una semana vi un antiguo email
con fotos de ti desnuda
con una enorme sonrisa mostrando las tetas.

Leí tus antiguos correos
habían muchísimos correos
con enormes chats de gmail

Pero el tiempo pasó
y tu enrutador se descompuso
y los correos se hicieron pequeños y más pequeños

Hiciste que me enamorara de los gatos
conseguí un gato que te reemplazara a ti
y a tus enormes emails

Solíamos humedecernos
en la oscuridad de la habitación
después de una noche bebiendo vino de caja

hablábamos de la clase
hablábamos
tú me contaste de John Galiano
y yo te conté de John Rawls
tú me contaste de Duchamp
y yo te hablé sobre la historia de Roma
y fue bonito
placentero

Estás en la mitad de mis fotos de facebook
en youtube y vimeo hay videos donde salimos nosotros
y no tenemos las contraseñas para quitarlos del internet

Salimos juntos en películas
probablemente las únicas películas en las que saldremos
y estamos ahí juntos

Esas películas existirán después de nuestra muerte
mientras sigan existiendo máquinas que las reproduzcan

y gmail entiende que ya no ocupamos más sus servicios
cancelarán nuestras cuentas de email
o quizá google quiebre
y los chats de gmail se irán
todos los emails de gmail se borrarán

Quizá nuestros chats de gmail existan
en algún super servidor del gobierno
que recoge todos los chats de gmail que alguna vez existieron

Contaste conmigo incluso cuando tuve psoriasis
cubierto en horribles puntos blancos
contaste conmigo

Contaste conmigo incluso cuando
viví en un sofá

Pero las malas ideas llegan
somos personas inteligentes
tranquilos y discretos, con sentido del humor
adictos al internet
sabemos quienes son Yates y Sarte
sabes cómo vivir
tiene sentido
nuestras mentes se gustan
somos ineptos en conseguir
lo que queremos

Encontré una canción
"All i ever wanted" de Melissa Ferrick
una canción oscura
pero tú siempre amaste las canciones oscuras

Eres muy oscura
por eso me gustabas
eras la mujer más oscura
de la habitación

Me tomó mucho tiempo
mucho
para encontrar una persona como tú
una persona que necesitara demasiado
en los momentos precisos

Maldita sea, mujer, me salvaste

Pero ahora, cuando tú necesitas salvar
yo estoy desesperado

Una falla épica
No soy lo suficientemente listo para resolver estos problemas
Me dominan las emociones

Emociones

Muchas emociones

Hago click en el gmail de google
esperando a que cuando la página cargue
tu nombre esté

Tú nombre no está
a lado de un punto verde
solía estar ahí
pero ya no
porque tu enrutador se descompouso





Noah Cicero (Ohio 1980). Es un novelista y poeta estadounidense. Ha publicado "The Insurgent" (Blatt 2010), "Best Behavior" (Civil Coping Mechanisms 2011), "Go to work and do your job, care for your children, pay your bills, obey the law, but products" (Lacy Fascist Press 2013), entre otros.

Dos poemas de Sam Pink

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 8:22 a. m.

0

Traduje dos poemas de Sam Pink


Voy a darle una patada voladora a tu cara y después la besaré

Voy a darle una patada voladora a tu cara y después la besaré.
He practicado mis patadas voladoras todos los días
he practicado mis patadas voladoras por lo menos tres o cuatro veces por día.
Eso significa que he realizado más patadas voladoras que el ser humano promedio.
Eso significa que al darte una patada voladora sentirás el poder.
Eso significa que al darte una patada voladora, significará más que la de otra persona.
Después de dale una patada voladora a tu cara, te besaré.

Habrá muchos besos
una cantidad que eventualmente se volverá molesta y perturbadora.
Se verán dementes.

Y yo no sentiré emociones mientras bese tu cara
sólo será algo que estaré haciendo.

Besaré mucho tu cara
concentrándome en el área de tus mejillas
pero a veces también en la nariz y también a veces en la frente.

Y a veces mi boca se va a abrir.
A veces mis dientes frontales rozarán tu piel, pero será un accidente.
Prometo abrir los ojos para asegurarte que fue un accidente.

Cuando sientas dientes y abras los ojos, los míos ya estarán abiertos
pero no dejaré de besar tu cara
las súplicas para detenerme no serán obedecidas.

Al día siguiente despertarás con el rostro pegado a una almohada, tu golpeado por una patada voladora y violentamente besado rostro.

Dolerá.
Tocarás y dolerá.

He estado practicando mis patadas voladoras; mis besos ya son bastante buenos.
Recibirás uno del primero y  muchos del último.
No significas nada y eres nada.
Eres una migaja en mi ombligo.



Maniquíes que sudan tinta negra y nunca se divierten

Cazo mariposas con un arco miniatura hecho de ramitas y flechas amoldadas en los pliegues de tu cara que representan todos los gestos que has hecho.

Desearía ser a tu imagen y semejanza porque así me amarías y nunca me dejarías ir.

Estoy en una casa de retiro y duermo bajo la cama de un anciano que ya no sabe quién es y cree que su familia ha desaparecido.
Le digo "tic tac tic tac, nadie te quiere y yo tomaré tu mano cuando mueras".

Si pones un twizzler en tu oreja se ve como si tu oreja estuviera vomitando sangre.

Si alguna vez llego a tener hijos será un error y le pediré perdón a la mayor cantidad de personas dispuestas a escucharme.

Acuéstate, es momento de que camine sobre ti y nombrarte como un puente que ya no necesito.

Amo a toda persona que lea esto.





Sam Pink es autor de los libros The no hellos diet, Hurt others, Person, Frowns need friends too y I am going to clone myself then kill the clone and eat it. Vive en Chicago y toca en la banda Depressed Woman.


10 de junio del 2014

Sin conocerme estuviste el día en que intenté suicidarme y eso me hace sentir muy bien

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:01 p. m.

0

Cuando tenía seis años quise clavarme un cuchillo en el vientre,
el mango era de madera oscura, siempre estaba helado,
incluso más que el filo ennegrecido por el óxido,
achatado por las cebollas y los tomates.
Mi piel todavía era blanca y creo intentar clavarlo
en el sitio donde ahora me brota una cicatriz de varicela.
Sentado en una alta silla de roble,
mis pies colgaban, y creo haber estado descalzo.
La inútil punta del cuchillo se hundía en la piel
y formaba una estrella cuyos picos
eran los pliegues de mi joven carne.
Faltó fuerza y sobró tiempo.
Tú debiste cargar entonces cuatro años
de calor húmedo, niñeras con dientes feos,
tíos que hacen caras graciosas
cuando la foto ilumina la fiesta de cumpleaños.
Debiste, en ese momento, usar un vestido
azul y blanco, similar al que tus primas
ensuciaban de agua de jamaica y catsup,
pero tú estabas inmaculada y radiante
como el sol que aun hornea las caras
de la gente que te amó.
Debiste entrar a la cocina de mi antigua casa
cobrando la forma de un momento de lucidez,
es decir, la forma de un grito de algún niño
que me llamaba desde la calle para jugar Nintendo.

Hoy te amo con la fuerza que mis brazos no quisieron tener
para terminar lo que en ese entonces tuvo que terminar.
Hoy tengo esa fuerza, y el sol sigue siendo el mismo.



7-8 de junio del 2014



Enamorarse

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 5:08 p. m.

0

Sin saber nada de barcos tomé la decisión de abordar.
El capitán me recibió y yo temblé cuando vi en sus ojos
a la inofensiva bestia que siempre habitó al silencio de mi padre,
pero el capitán no era mi padre,
era un hombre perseguido por la idea del gozo,
resignado a comer solo hasta el día de su muerte.
Los días pasaron y comencé a aprender ciertos nombres:
proa, popa, estribor, babor.
La ausencia de tierra no era nada desagradable,
y en las noches, en medio del sueño,
el vaivén natural de la nave se encajaba
en las imágenes de mi cerebro,
y vi y sentí:
una mujer balanceándose sobre mi tórax,
enredando mi pene en el cuenco de su alma;
al desear que ese sueño tuviera sentido
quise mirarla a los ojos
y encontré un nubarrón negro, espeso como la saliva
que cuajó en mi almohada y desprende un olor a trigo húmedo;
desperté en mi camarote completamente solo,
afuera llovía y escuchaba el crujir de la madera
cuando resiente el azote del mar.
Durante el día lloraba en episodios,
de pronto, mientras reforzaba el nudo de alguna cuerda
o destripaba peces,
sentía la exhalación propia de la lágrima:
ese vibrar de carne que nace del cuello
y baja al ombligo para explotar en un jadeo
a veces púrpura y hueco,
otras áspero y alargado, como las letras de las cartas
que se escriben cuando se tiene mucho sueño.
Y el llanto se convertía en gritos y puñetazos en la almohada
cuando esa mujer volvía a desafinar el coro de mis sueños
para clavar con mi sexo la madera de su alma,
 cada vez con más furia.
Entonces llegó el frío, y con él, una hambre verdadera.
Desee estar en casa, pero entendí que una casa es el lugar
donde los sueños dejan de ser importantes,
lo entendí cuando, en la primer sacudida, mi ropa se empapó
con el agua que siempre estuvo bajo mis pies
y bajo mis sueños,
pero ahora con la furia de lo helado y todo lo muerto.
Un hielo azul, inmóvil en medio de la vida, desgajó el costado de mi barco.
El capitán lloraba y reía, todo al mismo tiempo.
Cuando el agua llegó a mi cintura recordé que tan poco sabía de barcos
que siquiera sabía nadar,
y en mis desesperados pataleos me di cuenta que estas piernas
jamás sirvieron de nada en mi viaje.
Me dejé ir, y sentí frío, y
creo
que morí.


3 de junio del 2014