Iglú

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:03 p. m.

(Construir implica hacer que las manos sangren
porque el pasado es rojo y se endurece)

La casa ya está terminada,
los desesperados llegan sabiendo que se irán;
saben que las puertas están abiertas
porque basta con mirar los ojos del cielo
para darse cuenta que lo desconocido
también tiene sombra
y las sombras, a veces, son profetas que también tiemblan
no por saber el devenir del agua o del sol
sino porque la sangre es más densa que un beso
y menos permanente que el pánico y la ira.

¿Tendremos que medir el pan que le damos al enfermo,
mirarlo fijamente para hacerlo entender que debe irse?

Gratis fueron las noches donde la nieve iluminaba.
Gratis fueron las manos que se enredaron en tu sexo
para hacer de ti una bestia inmaculada y permanente.
Gratis fueron las arañas que se metieron por tu ombligo
y ahora le dan forma al dios que más te conviene.
Gratis fueron las preguntas que te hizo la ciudad
los días en que comiste de la mano de alguien.
Gratis fue el mar y su voz de arcángel 
porque ahora vives en el vientre del pez más hermoso
y cada que respira el sol baja un poco más.

Pronto tus ojos volverán a ser ojos.



23 de marzo del 2014

Comments (1)

Me das muchísimo miedo, pero me encantas. Saludos, se te extraña.....