Ayda en el espejo. Un poema de Ahmad Shamlou

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:39 p. m.

Mi amigo y maestro Mohsen Emadi me enseñó la poesía de Shamlou. Espero que ésta desesperada -y muy probablemente pésima- traducción que hice, sea acaso un buen pretexto para que algunas personas conozcan a este gran poeta.



Ayda en el espejo

Aquel par de líneas oblícuas
en tu cara, junto a los labios,
son el retrato de tu orgullo.
Mi destino fue nómada
en los oscuros y desiertos caminos.

Aquel par de líneas oblícuas
en tu cara, junto a tus labios,
son el retrato de mi destino en este tiempo oscuro,
sin la esperanza que da el alba
y el designio de la luz.

Aún así
con valor, mantuve la pureza
en los peligrosos cruces del mundo.
Mi vida fue un sacrificio, un feroz sacrificio,
que nadie nunca ejecutó.

Sin embargo, tiene sentido
sólo por Ti.

***

Tus ojos son el misterio del fuego,
y tu amor el triunfo de la humanidad.
La victoria de los valientes que retaron
al mandato del destino.

Tu pecho,
lugar de minutos pacíficos,
déjalo descansar en sí mismo
y morir en sí mismo
y huir del pueblo;
los pueblos que desvergonzadamente acusan
la verdad de los paraísos.

***

Las montañas
comienzan con las primeras rocas
en la orilla del abismo.
Y el hombre,
con el primer grito de dolor.

En mí habitaba, cautiva, la rebeldía,
nunca acostumbrada al ruido de las cadenas.
Nací
y renací libre
con tu primera mirada.

***

En tu hermosa danza
las tormentas vienen a tocar
su flauta encantadora,
si es que pueden.

El canto de tus huellas,
y la rima de tus pasos,
despierta, inspira, a un sol enorme
a elevarse lento desde las cenizas del mar.

¡Déjame despertar a mí también!
y repartirme en las esquinas del pueblo,
como los plateados rayos de tu luz.

***

Tus manos son paz,
confianza y amistad.

Tu frente,
un espejo ornamentado,
brillando a la orilla de lo hermoso.

***

Por tu llegada,
en las vacías formas de los espejos,
largamente, miré el ojo del vidrio;
largamente, navegué por los angustiados corazones del mar.

***

¡Tú!
El Ángel,
hecho de carne,
¡inmune a las llamas del engaño!
Tu presencia es dicha eterna
que justifica la huída del infierno,
 y ayuda a soportar la suciedad del mundo.

Es un mar que me limpió del pecado.

El alba nace
en la palma de tus manos,
siempre.





(Traducción de la versión al inglés de Maryam Dilmaghani)



Ahmed Shamlou (Teherán, Irán; 12 de diciembre de 1925 — 24 de julio de 2000), fue un importante poeta, escritor, periodista e intelectual político iraní. tradujo al persa numeroas obras de autores de la literatura universal, ya fueran poemas del español Lorca, el afroamericano Langston Hughes, el griego Yannis Ritsos o la alemana Margot Bickel, haikus japoneses, el Cantar de los Cantares bíblico, novelas y guiones cinematográficos. Shamlú desarrolló una carrera periodística y escribió numerosos artículos de investigación académica, causando notoria controversia con sus estudios sobre Hafez y sobre Ferdousí. Su inacabada enciclopedia del folklore iraní Ketab-e Kuché ("Libro de la calle") es una contribución de primera magnitud a la compresión de las creencias populares iraníes y la lengua coloquial persa.
Sus obras han sido traducidas a numerosas lenguas, entre ellas el sueco, inglés, japonés, francés, español, alemán, ruso, armenio, holandés, rumano, finlandés, kurdo y turco.









8 de diciembre / 2013
Aguascalientes

Comments (0)