Llamarada

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:45 a. m.

0

Con un pincel seco escribiste una palabra
en mi frente
mientras la noche caía sobre nuestro dolor
como el abrazo de una madre resignada
o la mirada de un perro que sabe
todos nuestros secretos.

Una palabra dejaste:
la caricia que el tiempo
te regaló cuando el mundo era de música,
usando la luz de todo lo hermoso
y todo lo horrible.







23 de diciembre / 2013








Felicidad

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:31 a. m.

0

Si antes de escribir este poema
fui todo lo que a mi padre, alguna vez,
lo hizo temblar;
si antes del ruido y la congoja
mi madre fue un pez que habitaba
en el corazón de algún niño;
si antes de ser el espejo irrompible
que yace en el centro de tu pecho
fui un engaño,
o la profecía que se dibujaba
en todos los llantos de todos los seres
que alguna vez fueron una peca en tu alma.
Si ya fui un lienzo negro colgado en el abismo
de tu luz
¿qué será de mí
ahora que estas manos son tus pechos
y mis ojos son tu odio?
¿qué será de mi muerte
ahora que de verdad conozco
la historia del fuego,
ahora que mi lengua es el mapa
donde el tiempo se pudre?
El amor
que antes vivía en la imágenes de la noche,
es ahora una fiesta eterna y silenciosa.





19 de diciembre / 2013
Aguascalientes

Cosas que recuerdo sobre un hombre en el avión, de Mallory Whitten

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:24 p. m.

0

un hombre tomó asiento junto a jordan castro en un vuelo rumbo a cleveland, ohio,
desde chicago, illinois

el hombre usaba botas de trabajo con pantalones largos y una chaqueta con muchos
bolsillos

dijo algo como "hey ¿qué hay?" luego dijo que acababa de ser liberado del ejército
para pasar navidades con su familia

dijo que su nombre era sargento ellis y estrechó la mano de jordan y luego la mía

jordan estornudó y el sargento ellis lo miró

él dijo "ay no, estás enfermo, ¿no tomaste vitamina c?"

jordan expresó que recientemente comió muchas naranjas

sargento ellis dijo "¡pero no tienes ninguna ahora!" mientras abría muchísimo los ojos

me apuntó y dijo "ella tiene esa vitamina c" mientras movía la cabeza arriba y abajo

reí

jordan y el sargento ellis platicaron mientras yo miraba por la ventana

sargento ellis dijo que no había pasado navidades con su familia
desde hace 8 años

le pregunté si estaba nervioso y él dijo que no

el avión comenzó a moverse muy rápido y mi cuerpo fue empujado contra el asiento

sargento ellis miró a jordan y le dijo que se parecía a un actor

"¿brett... brett houston?"

el avión estaba en el aire

jordan dijo que no sabía quién era y que no era actor

sargento ellis preguntó si íbamos a la universidad

jordan dijo "seguimos en la preparatoria"

sargento ellis se inclinó hacia adelante desde su asiento y gritó "¿qué? ¡estás mintiendo! ya no hablaremos más... no. ya no hablaremos porque me mientes"

jordan dijo "tengo mi identificación, puedo mostrarle"

sargento ellis levantó la mano y miró al pasillo y dijo "no, no me muestres tu identificación, mientes"

sacudió la cabeza mientras sonreía y dijo "preparatoria..."

miró a jordan sin mover la cabeza

mencionó por qué no tenía novia y jordan me señaló

sargento ellis y jordan

jordan y el sargento ellis platicaron mientras yo miraba por la ventana

escuché al sargento ellis decir que cuando el hombre gana peso también gana músculo, pero si tienes novia ganarás "nalgas de gelatina"

dijo que si a mí me salían "nalgas de gelatina" jordan "lo iba a saber"

sargento ellis le dijo que no me embarazara y que no supiera cuánto dinero tiene en su cuenta de banco

sargento ellis rió y dijo "sólo estoy jugando, soy sólo un negro que quiere divertirse"

se inclinó hacia jordan y me apuntó

"¡y se ve tan inocente! ¡tú! ¡luces como si cocinaras pastelitos todo el día!"

mis manos estaban en mi regazo sobre el abrigo

toqué mis manos

sargento ellis señaló mi abrigo con toda la mano y dijo "¡es vieja! ¡está vieja! ¡se sienta con el abrigo sobre el regazo y juega con sus manos! ¡te dije que es vieja!"

miró a jordan y sacudió la cabeza

"te está engañando..."

empezó a decirle a jordan que yo lo engañaba

le decía "se hace como si no tuviera brazaletes, o anillos, o collares, o manicure, o aretes"

mientras decía esto señalaba distintas partes de mi cuerpo

se balanceó en el asiento mientras reía y dijo "estoy jugando"

miré más por la ventana

sargento ellis se quedó callado y luego dijo algo de cómo me robaba vegetales en mi bolso cuando jordan me llevaba a la tienda de abarrotes

dijo "ella tiene un cuchillo, ahí abajo, en su bolso, te está engañando... tiene un cuchillo allí guardado con los vegetales"

los tres reímos y luego miré por la ventana

la persona del asiento de enfrente volteó, nos miró rápido y se volvió a sentar

sargento ellis dijo "¡heeeeeeey! cualquier cosa puede servir de arma ¡esto puede servirme de arma!" dijo mientras golpeaba la charola colgada del asiento delantero

dijo "puedo machacarte la cabeza" mientras nos miraba con las cejas en alto y los ojos muy abiertos

sentí miedo y dije que en un avión no deberían decirse cosas como esa

miramos alrededor

vimos a una aeromoza caminar por el pasillo sirviendo bebidas

sargento ellis le preguntó algo a la aeromoza más alta luego miró a jordan y le sonrió juguetón mientras la aeromoza se alejaba

eventualmente el carrito de bebidas llegó hasta nosotros

sargento ellis pidió "una bud" y se ofreció a pagar las bebidas

jordan y yo dijimos "no gracias"

jordan le pidió a la aeromoza un jugo de naranja y el sargento ellis dijo que él pagaría

la aeromoza dijo que las bebidas sin alcohol son gratis

sargento ellis manoseaba el dinero

se sirvieron las bebidas

sargento ellis abrió la cerveza y la colocó sobre la charola

me hice la dormida

sargento ellis sermoneó a jordan sobre mujeres en voz baja

jordan se reía y luego decía cosas como "ok" o "muy bien" y el sargento ellis seguía hablando

en algún momento el sargento ellis ya tenía demasiado rato hablando y lo escuché decir "¡seguramente ni está dormida!"

esperé un momento antes de cambiar mi posición y abrir los ojos un poco. vi su oscuro rostro sonriéndome.

dijo "¡mira! ¡ja! pero bueno, estoy jugando... vuelve a dormir"



Mallory Whitten nació en Ohio. Ha publicado para Muumuu House, Shabby Doll House, Vice, entre otras. Publicó el plaquette "Cute" con Jordan Castro. Twitter: @mallory_whitten






18 de diciembre / 2013





Dos poemas de Edgar Lee Masters

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:59 p. m.

0

La Colina

¿Dónde están Elmer, Herman, Bert, Tom y Charlie,
el débil de voluntad, el fuerte de brazos, el payaso,
       el ebrio, el contencioso?
Todos, todos duermen en la colina.

Uno murió de fiebre,
uno se incendió en la mina,
a uno lo mataron en la pelea,
uno murió en la cárcel,
uno cayó del puente trabajando por su mujer y sus hijos.
Todos, todos duermen en la colina.

¿Dónde están Ella, Kate, Mag, Lizzie y Edith,
la del corazón tierno, la del alma simple, la ruidosa, la orgullosa,
      la feliz?
Todas, todas duermen en la colina.

Una murió en un vergonzoso parto,
una de un amor frustrado,
una en las manos de un idiota en el burdel,
una por el orgullo roto, en la búsqueda del deseo,
una, después de vivir lejos, en Londres y París,
regresó por Ella, Kate y Mag,
      a casa.
Todas duermen, duermen, duermen en la colina.

¿Dónde está el Tío Isaac y la Tía Emily,
y el viejo Towny Kincaid y Sevigne Houghton,
y el Alcalde Walker que llegó a platicar
con los venerables hombres de la revolución?
Todos, todos, duermen en la colina.

Trajeron de la guerra a los hijos muertos,
y las hijas cuya vida fue aplastada por la vida.
Y los niños sin padre, llorando.
Todos, todos duermen, duermen, duermen en la colina.

¿Dónde está el viejo Fiddler Jones,
que jugaba con la vida en sus noventa años
desafiando a la nieve con el pecho desnudo,
bebiendo, alborotando, sin pensar en su esposa o sus parientes,
ni en el oro, el amor, o la gloria?
¡Ah! balbucea acerca del pescado frito de hace años,
de las carreras de caballos en Clary's Grove,
de lo que Abe Lincoln dijo
aquel día en Springfield.


Elizabeth Childers

Polvo de mi polvo,
y polvo con mi polvo.
Oh, niño muerto en la entrada del mundo,
¡muerto con mi muerte!
Sin conocer algún aliento, luchaste con fuerza
usando tu corazón que latía cuando estabas conmigo
y que se detuvo cuando me dejaste para siempre.
Está bien, mi niño. Está bien que no hicieras el largo viaje
el largo, largo camino que comienza en los días del colegio,
donde pequeños dedos se desvanecen bajo las lágrimas.
Aquel otoño de cartas arrugadas.
Y la herida de antaño, cuando algún amiguito
te deja por otro;
y la enfermedad, y la cara del Miedo en la cama;
la muerte de un padre y una madre;
la vergüenza de ellos, o la pobreza;
la dama de la tristeza en los últimos días de escuela;
y el ciego impulso que te hace beber
de la copa del amor a sabiendas que está envenenada;
¿a quién habría levantado tu cara de flor?
¿al botánico? ¿al cobarde? ¿que sangre ha sido llorada por ti?
pura o sucia, no tiene importancia,
es la sangre la que llama a nuestra sangre.
Y tus hijos. Oh, ¿qué habría sido de ellos
y de tu dolor? ¡Hijo! ¡Hijo!
¡La muerte es mejor que la vida!




Edgar Lee Masters (GarnettKansas23 de agosto de 1868 - Melrose ParkPensilvania5 de marzo de 1950), poeta, biógrafo y dramaturgo estadounidense. Obras suyas son The New Star Chamber and Other EssaysSongs and SatiresThe Great ValleyThe Spleen e Illinois Poems. En total, Masters ha publicado doce piezas teatrales, veintiún poemarios, seis novelas y seis biografías, entre ellas las de Abraham Lincoln, Mark Twain, Vachel Lindsay y Walt Whitman.








16 de diciembre / 2013

La reconstrucción de los misterios

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:20 a. m.

0

*
ubico a las mujeres de las cuales en algún momento de inexactitud pensé estar enamorado
con otra ansia les digo que la mentira fue blanca, amorosa e inasible
como la primer sonrisa de la noche que es cálida y púrpura sólo en los primeros instantes
véanla ella es la mujer que amo el tiempo extendido la manecilla eterna e invisible
quiero hablarles de cómo en tu amor encontré las ganas de asesinar
matar a la gente que sirvió de artificio en los humeantes días de tu infancia

*
en mi mano está un cuchillo deben saberlo todas ellas en mi mano hay un cuchillo
me lo encajo en el pecho pensando que mi cuerpo es ahora y para siempre una mentira
mi padre me vio llorando afuera de la casa y con sus manos me envolvió el corazón
él es mi padre observen la manera en que llora la manera en la que el aire se le termina
mírenlo mientras yo ubico en mi memoria a la risa de la mujer que estoy amando
con el cuello escondido en el cuello de mi padre sonrío saco el cuchillo y mi padre huye
huye como yo huí hacia el amor isla rodeada por voces y relojes isla derrotada y conquistada
ubiquen a mi padre vean en su miedo el miedo que yo convertí en bestia 

*
sepan también que la sala de espera está repleta ya nadie puede entrar quédense afuera
sé que hace frío pero hay demasiadas personas no cabe un alma lárguense
ahí estoy yo ocupando cinco espacios acostado a lo largo de mi cuerpo 
yo soy la sala de espera huelo a medicina y mi café sabe horrible esperen en mí
habítenme en lo que el cáncer llega jueguen en mis baldosas llenas de cloro y pisadas
la mujer que amo se está besando desde hace años con la enfermedad que yo mismo inventé
cuando era espora y hongo antes de ser esto que soy cuando apenas podía moverme
yo conozco la enfermedad que besa la mujer que amo pero no puedo hablar
díganselo ustedes alcen la voz cuéntenle de la noche cuando casi muero cuando casi desaparezco
es decir ahora mismo ustedes que me habitan como Dios habita en los muertos ahora mismo
tómenla de su corto cabello tómenla de las blancas muñecas muerdan sus labios
explíquenle cómo mi odio y mi amor se trenzan en la punta más filosa de mi alma
y me impulsa a hacer cosas grandes estúpidas maravillosas.


(7 de diciembre del 2013
Aguascalientes)






11 de diciembre / 2013

Ayda en el espejo. Un poema de Ahmad Shamlou

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:39 p. m.

0

Mi amigo y maestro Mohsen Emadi me enseñó la poesía de Shamlou. Espero que ésta desesperada -y muy probablemente pésima- traducción que hice, sea acaso un buen pretexto para que algunas personas conozcan a este gran poeta.



Ayda en el espejo

Aquel par de líneas oblícuas
en tu cara, junto a los labios,
son el retrato de tu orgullo.
Mi destino fue nómada
en los oscuros y desiertos caminos.

Aquel par de líneas oblícuas
en tu cara, junto a tus labios,
son el retrato de mi destino en este tiempo oscuro,
sin la esperanza que da el alba
y el designio de la luz.

Aún así
con valor, mantuve la pureza
en los peligrosos cruces del mundo.
Mi vida fue un sacrificio, un feroz sacrificio,
que nadie nunca ejecutó.

Sin embargo, tiene sentido
sólo por Ti.

***

Tus ojos son el misterio del fuego,
y tu amor el triunfo de la humanidad.
La victoria de los valientes que retaron
al mandato del destino.

Tu pecho,
lugar de minutos pacíficos,
déjalo descansar en sí mismo
y morir en sí mismo
y huir del pueblo;
los pueblos que desvergonzadamente acusan
la verdad de los paraísos.

***

Las montañas
comienzan con las primeras rocas
en la orilla del abismo.
Y el hombre,
con el primer grito de dolor.

En mí habitaba, cautiva, la rebeldía,
nunca acostumbrada al ruido de las cadenas.
Nací
y renací libre
con tu primera mirada.

***

En tu hermosa danza
las tormentas vienen a tocar
su flauta encantadora,
si es que pueden.

El canto de tus huellas,
y la rima de tus pasos,
despierta, inspira, a un sol enorme
a elevarse lento desde las cenizas del mar.

¡Déjame despertar a mí también!
y repartirme en las esquinas del pueblo,
como los plateados rayos de tu luz.

***

Tus manos son paz,
confianza y amistad.

Tu frente,
un espejo ornamentado,
brillando a la orilla de lo hermoso.

***

Por tu llegada,
en las vacías formas de los espejos,
largamente, miré el ojo del vidrio;
largamente, navegué por los angustiados corazones del mar.

***

¡Tú!
El Ángel,
hecho de carne,
¡inmune a las llamas del engaño!
Tu presencia es dicha eterna
que justifica la huída del infierno,
 y ayuda a soportar la suciedad del mundo.

Es un mar que me limpió del pecado.

El alba nace
en la palma de tus manos,
siempre.





(Traducción de la versión al inglés de Maryam Dilmaghani)



Ahmed Shamlou (Teherán, Irán; 12 de diciembre de 1925 — 24 de julio de 2000), fue un importante poeta, escritor, periodista e intelectual político iraní. tradujo al persa numeroas obras de autores de la literatura universal, ya fueran poemas del español Lorca, el afroamericano Langston Hughes, el griego Yannis Ritsos o la alemana Margot Bickel, haikus japoneses, el Cantar de los Cantares bíblico, novelas y guiones cinematográficos. Shamlú desarrolló una carrera periodística y escribió numerosos artículos de investigación académica, causando notoria controversia con sus estudios sobre Hafez y sobre Ferdousí. Su inacabada enciclopedia del folklore iraní Ketab-e Kuché ("Libro de la calle") es una contribución de primera magnitud a la compresión de las creencias populares iraníes y la lengua coloquial persa.
Sus obras han sido traducidas a numerosas lenguas, entre ellas el sueco, inglés, japonés, francés, español, alemán, ruso, armenio, holandés, rumano, finlandés, kurdo y turco.









8 de diciembre / 2013
Aguascalientes