Fariseo

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:17 a. m.

Cristo:
ven y unta tu llaga en mi frente,
la del costado,
no es que dude
es que me aterro;
el vinagre que me diste
en mi primer llanto
ya hizo un agujero en mi memoria
y está lleno de ratas y pájaros hermosos,
lo que fue un primer beso
ahora es un abismo
donde se escucha el horrible grito
de una mujer que pide agua,
tengo miedo.
¿Sigo siendo un niño para ti?
Abrázame, Cristo, 
sacudiré las virutas de tu ropa,
llevaré agua fresca en un jarrón
para aliviar tu enojo 
o tu cansancio.
¿En el reino de tu padre hay arañas?
Tengo miedo,
dame vino,
murmura en mi nuca las palabras que sirvan
para hacer que esa flor suspire
y me deje arrancarla y hacerle un altar,
hincarme frente a ella
y hacerme el muerto.
No me abandones, Cristo,
yo no soy una oveja,
soy alguien que escuchó de ti
y de tus llagas.



23 de Febrero / 2013

Comments (0)