Paseo

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:47 p. m.

Me desplomé en el auto de mi amigo,
su novia consiguió esconder la cara de asco
mientras levantaba mi nuca
para no ahogarme en mi vómito.

Íbamos zumbando
por Juan Escutia
en la blanca e inofensiva
camioneta de mi amigo
sin música retumbando en vidrios polarizados,
sin cosas ilegales escondidas en la guantera.

Empapé de vómito el grisáceo tapiz del asiento
y a una olvidada muñeca
que ya no está en la memoria
de la hermanita de mi amigo.

Su novia, con temblorosas manos acicalaba mi temblor.

Mi amigo gritó algo 
preguntó por alguien
esquivando la luz roja
del cruce con Tecnológico.

Algo vibró dentro de mi chamarra,
la novia de mi amigo se retiró
con miedo
y él ordenó que contestara.
Del otro lado del teléfono
la mujer que amo
se ríe y pregunta algo
en inglés.

Siento el calor de la indiferencia
recorrer mis piernas
como amarillos y calientes hilos
que se escurren por el asiento,
la novia de mi amigo observa
y no puede ocultar más
la mueca de repulsión.

Mi amigo y su novia parecen dos ángeles a punto de convertirse en estatuas. 

Cerré los ojos,
suspiré
y sonreí.




9 de Enero / 2013

Comments (0)