Mermelada

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:39 a. m.

0

Invierto una hora en la madrugada
para pensar en cosas difíciles.
Por las tardes no puedo,
el sol fastidia
y en las mañanas lo único que quiero
es recibir una llamada
o esperar la lluvia.

Escribo un poema
o intento platicar:
quiero decirle a Raúl que no se enoje,
pero él es más inteligente
entonces bromeo y ya.

Le digo a Andy que deje las pastillas
me dice mejor cállate
y que siga haciendo poesía.

Invierto una hora en la madrugada
imaginando qué está soñando la mujer que quiero:
esperas el metro         entras a la cabina del conductor         es tu padre y te pregunta por mí         también pregunta por mi padre         dice que lo conoció en Nicaragua         en la cárcel         tú no sabes nada         caminas al vagón de atrás          hay una fiesta y todos gritan         te abrazan         me encuentras alimentado a un niño         lloras.

Voy a la cocina
atravieso el pasillo
que durante una hora por la madrugada
hospeda el sofoco de un niño muerto.

Pienso en ti mientras veo qué hay en el refri.
Pienso en un poema que se llamará
"pesadilla rima con quesadilla"
imagino la cara de Enrique
imagino tu cara viendo la cara de Enrique
imagino mi cara leyendo ése poema deliberadamente malo
escrito en mi cocina entre el humo de una tortilla quemándose
y me asqueo
y sonrío.

Qué dulce es el sonido de un cuchillo
rebotando dentro del frasco de mermelada.

Invierto una hora de mi madrugada
para disciplinar mis mentiras
y darme cuenta
poco a poco
de todo lo que soy a partir del miedo.


Afuera es de noche y alguien llora dentro de su automovil.







26 / Noviembre / 2012





Un desastre natural

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 3:11 a. m.

0

Desastres naturales han ocurrido,
ahora tiemblo de miedo cuando llovizna
y todo el tiempo quiero estar en un lugar seguro.
A veces entiendo la forma de las nubes,
(ahí veo un rostro gritando
ahí veo una mujer bailando
ahí veo dos bocas besándose)
y a veces soy como los perros
los perros gimen para avisar el diluvio
entonces el día del diluvio podré ir a tu casa
ir por ti
llevarte a tierra alta
y llegar a tiempo
para ver a la ciudad destruida,
ver sólo la punta de los edificios
salir triunfantes por encima del agua,

escuchar los gritos de la gente
que se desespera bajo el agua
y pronto llegarán a superficie,

ver los cadáveres flotando panza abajo
moviéndose despacito
hasta chocar contra otro cadáver
y observar pequeños incendios
que retan a la física
fuego sobre agua
y reiremos porque no entendemos,
abriremos la boca
para tragar las últimas gotitas de lluvia
las que no matan
entonces recordaré
esos pasados desastres naturales
y daré gracias a Dios.





20 / Noviembre / 2012


Gospa

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:50 a. m.

0

"Porque a aquel que mucho se da,
mucho se requiere; y el que peque contra mayor luz,
mayor condenación recibirá"
Doctrina y Convenios 82:3

Gospa, morimos en el momento más oportuno.
El tren sonaba tan fuerte
y creías que estábamos sobre los rieles,
acostados y atados
como en las películas.
Nadie nos rescató,
el tren pasó sobre nosotros
y volamos hechos pedazos,
separados como los tesoros de la antigüedad
y caímos sobre la hierba que crece a lado de las carreteras.
Mi cabeza seguía gritando cuando la encontraron,
gritaba: Gospa, Gospa llévenme con ella,
y mordía los dedos que me querían callar,
todos me perdieron el respeto:
 los niños jugaban al fut con mi cabeza,
me vendieron como una maravilla
y no sé cómo terminé sobre la repisa de un hombre pobre.
Era el adorno más triste del mundo
en el lugar más triste del mundo.
El hombre platicaba conmigo cuando me limpiaba
con un plumero rojo,
hablaba de Trotsky y de los Franciscanos.
Todos los domingos llegaba y apretaba mi nariz
yo abría la boca y él ponía sobre mi lengua una cucaracha,
luego me cantaba: del pasado hay que hacer añicos
legión esclava en pie a vencer
el mundo va a cambiar de base
los nada de hoy  
todo han de ser
y yo no era nada
era una cabeza melancólica
separada de ti, Gospa,
y el pasado se hizo añicos con el paso de aquel tren.
Era sólo un cráneo dispuesto a pudrirse
en la casa de un hombre podrido en la nostalgia.
Un día me dejó ir,
apestaba a alcohol y tenía sangre en los nudillos;
pude olerlo cuando me tomó
y dulcemente me puso sobre un tronco ,
sacó un revolver y me encañonó la frente
cerró los ojos conmigo y cantamos juntos:
ni en dioses, reyes ni tribunos
está el supremo salvador,
nosotros mismos realicemos
 el esfuerzo redentor.
No sé cuánto tiempo tuve mis ojos cerrados,
cuando los abrí ya era de noche
 y estaba solo.
Supe que alguien o algo te está reconstruyendo,
que vives alejada de los trenes y de las vías,
y de las cosas de este mundo
 que hacen ruido por las noches
y nos hacen creer que el fin del mundo arrecia
que el fin del mundo está allá afuera y tú adentro juegas nintendo
te besas con alguien o escribes un poema pinchurriento.
No hay más opciones porque los reyes y los dioses y los tribunos
están encima de ese tren que nos descuartiza todas las noches.
El mundo cambia con el miedo y por el miedo.
¿Te acuerdas de la noche antes del chingazo?
la bocina de la fábrica sonaba
y miles de obreros eran escupidos por las puertas.
La bocina de la fábrica sonaba y rebotaba entre los cerros.
Tú dijiste es el fin del mundo es el fin del mundo y a nadie le importa,
te enganchaste de mi torso como un koala
y el fin del mundo que comenzó como una mentira
se convirtió en un fuego con forma de árbol.
Reí cuando sentí el crujir de mis dientes.
¿Ves que nada ocurrió? sólo fuimos decapitados
pero eso le pasa a diario a alguna persona.
El mundo nunca terminó,
la gente sigue en las calles gritando cosas en el idioma de las piedras
frente a los edificios que nunca se podrán incendiar
¿Ves cómo todo seguirá igual? 






14 / Noviembre / 2012

Etel Adnan

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:33 p. m.

0

Traduje tres poemas de Etel Adnan, los tres de su libro "The Arab Apocalypse".

XLIV

¿Dónde quieres que habiten estos fantasmas?
En nuestras horas más lúcidas hay flores que producen pesadillas.
Incendiamos a los continentes del silencio, el futuro de las naciones.
El respirar de los combatientes espesó, como el de los toros.

Hay en ese aliento un destello de carne quemándose y de estrellas muriendo.

Crucificamos a Gilgamesh sobre un tanque de guerra, el Viking II explora marte.
Immam Alí baila sobre el hongo nuclear.
Malditas están las nubes que alejan el agua.
Malditos están los árabes que talan altos y podridos eucaliptos

XXXVI

En la oscura irritación de los ojos se esconde una serpiente.
En la exhalación de los americanos hay un imperio desmoronándose.
En las sucias aguas de los ríos están los palestinos.
AFUERA AFUERA de sus fronteras el dolor tiene una correa en el cuello.
En los tallos del trigo hay insectos inmunes al pan.
En los barcos árabes hay tiburones que tiemblan de risa.
En la panza del camello hay carreteras ciegas
AFUERA AFUERA del tiempo está la destrozada memoria de la primavera.
En el diluvio de nuestro país no cae agua, caen piedras.


XXXIX

Cuando el vivo se pudra sobre el cuerpos muertos
Cundo los dientes de los que combaten se conviertan en cuchillos
Cuando las palabras dejen de tener sentido y se conviertan en arsénico
Cundo las uñas del agresor se conviertan en pezuñas
Cuando el viejo amigo se apresure para unirse a la carnicería
Cuando los ojos del ganador se conviertan en balas vivientes
Cuando los clérigos tomen los martillos y crucifiquen
Cuando la policía le abra la puerta al enemigo
Cuando las huellas de los campesinos sean como las de un elefante
Cuando las rosas sólo crezcan en los cementerios
Cuando ellos devoren el hígado de los palestinos incluso antes de que mueran
Cuando el mismo sol no tenga otro propósito que ser una mortaja

La marea del humano se mueve...









11 / Noviembre / 2012

Arvit

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 4:09 a. m.

0


Las rodillas de mi madre crujen por el suelo,
es tarde y escucho su llanto.
Entre nosotros hay  más que una pared,
el muro se hace de agua
como la oración de mi madre
y puedo verla de rodillas junto a su colchón
balanceándose con la cadencia de una flor quemada,
musitando un ruego lleno gritos hechos llanto
y yo sé que Dios la escucha porque  a veces se ríe,
se limpia la cara y ríe,
Dios debe ser una persona muy simpática
para lograr que mi madre riera en medio de su lamento
o tal vez no ríe:
cuando retienes el llanto y de pronto te quiebras
parece que te estás riendo
pero es el dolor que lo sacas a carcajadas
y luces como un idiota que se ríe con el rostro lleno de mocos
pero en realidad estás en la parte más triste del llanto
¿A Dios le gustará ver a mi madre con su carita hinchada por la ira y el sueño?
Mi madre se queda dormida a la mitad de la oración,
una fuerza que todavía desconozco la reanima dulcemente
y sin ponerla de pie logra arrastrarla hasta la cama
¿Fue Dios con su mano de agua quien calló la plegaria de mi madre?
No pude verlo.





2 / Noviembre / 2012