Ciclotimia II

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 6:49 a. m.


Pero, tempranamente,
vine como soy,
con manos desangrables,
con miedo,
con amor,
con cuatro lunes cada mes.
Y creo
que de no ser por este corazón,
por este palpitante planeta musical,
ya me habría marchado a tratar de morir.
Con todo,
no querría olvidarme de la risa

- Roque Dalton


Me dije ''escribiré un poquito'' y mi mano derecha parece una berenjena
porque frío la envuelve
Amanece
la música de la madrugada a veces da miedo
y hace que mis venas se extiendan por las paredes
recubriéndolas con una sangre equivocada
Amanece
mi mano izquierda acaricia mi barba crecida
es que la niñez me dura poco
y le digo al reflejo que yo conozco esos ojazos que coronan
esas ojeras color mano hinchada por el frío.
Amanece
y detrás de cualquier tiniebla patrocinada por el miedo
alguien esconde los gritos de algún angel genocida
ese que me muerde los dedos amoratados
con la esperanza de que algún poema surja de la nada
embistiendo a las mentirosas palabras que la gente dice
cuando se siente sola en un llano relampagueante.
Me dije "escribiré poquito" antes de dormir
y resulta que miro las fotos que almaceno en mi joroba
(porque soy un camello que tiembla de frío)
                       y recuerdo que de niño
el árbol de la poesía
se me encajó entre las cejas
                                          ahora
         soy un unicornio
envuelto en la helada espuma
           del silencio
y la palabra
Amanece
la ciudad ya terminó de matarse
la ciudad abrió la puerta que yo llamé entre bostezos
porque la noche me perseguía usando la máscara del diablo
y me dijo: "las flores también escriben poemas
que algún día leerás
cuando tus ojos terminen de incendiarse"
la ciudad se está doblando y una de sus aristas me razguñó el pecho
mi pijama se empapó de esa agüita viscosa que huele a perfume de niña
puedo decirle a la noche: YO SOY EL JÓVEN DE LOS OJOS CHIMENEA
Amanece
Mi cabeza es un nudo que flota por debajo de todas las tinieblas
tengo la música que los pájaros silvaron el día de mi resurrección
tengo en las manos dos arañas congeladas que buscan la llamarada perfecta
para escapar y estrangularme a mí o a lo que queda de mí
en la saliva que tienes coagulada en tu cuellito
princesita nazi
corazón corazón
tarántula pelirroja oh oh pedacito de mis noches
sol de mi alma más bien eclipse más bien aurora
más bien planeta en perpetua explosión
princesita nazi
corazón corazón
luz veneno intravenosa
corazón te amo
lucesita planeta eclipse
mi niña de ombligo vortex y beso catapulta
estoy derramando mi locura sobre tu ausencia
¿quién tocará los tambores en nuestra boda?
corazón corazón
yo no sé de música
yo te pongo las alas a lengüetazos
Amanece
Mi mano,
miro
mi mano
cuando escribe
Amanece
Mi mano
me mira
cuando lloro
Amanece
La casa huele a curry
La casa huele a aceite quemándose La casa huele a la leche de coco que se le pone al curry para que espese La casa huele a aceite derramándose sobre los charcos de orina que los perros distribuyen estratégicamente por los pasillos La casa huele a carne barata quemándose sobre aceite La casa huele a Skip James oh oh oh podría ser yo el diablo para tener a esa mujer La casa huele a curry La casa huele a encierro La casa huele a perro contento La casa huele a consultorio de tanatólogo sin licencia La casa huele al salón celestial del templo mormón más cercano La casa huele a curry pegado en la vajilla imitación japonesa La casa huele a jabón lavatrastes con el que me gusta jugar a recordarte porque al secarse en el dorso de mi mano hinchada por el frío el olor se torna como el que te brotaba de tu cuello esas noches en las que tu casa olía a Perry Eli noséqué duraznito ayayay y tu vagina mordiéndome los dedos ñamñam La casa huele a pornografía (no importa si todos morimos) La casa huele a curry con salsa Valentina dentro de un tupperware para no morirse de hambre en la oficina La casa huele a curry La casa huele a polvo de gallina negra La casa huele a curry condimentado con la sal de los ojos La casa huele a las muecas de desconcierto de quien nunca había probado el curry La casa huele a los pechos de Andrea siendo censurados tiernamente por el espaguetti de sus cabellos La casa huele a perfume franciscano La casa huele al curry del cumpleaños antes de pastel de zanahoria La casa huele al inigualable aroma de las patas de los cachorritos La casa huele al cadáver del limonero que se quemó en las últimas nevadas La casa huele a toloache en polvo La casa huele a cucarachas bailando en la oscuridad de la habitación deshabitada La casa huele al leve respirar de Diana siendo atacada por el hediondo gas de la culpa La casa huele a curry viejo y recalentado en un microondas que huele a muchísimas cosas La casa huele al grito que entumió al amanecer de los tristes La casa huele a las ansias de que termine la noche La casa huele al curry que preparan las manos que asesinaron a las nubes el día en que la lluvia nos abandonó dándonos la maldición de la sombra La casa huele a curry frío revuelto con arroz caliente La casa huele a Omayra rarará how deep its the ocean? of course i did tralalí La casa huele a un nunca antes visto incendio de vainilla La casa huele a la risa de quien se sabe al borde del desmayo La casa huele a curry.



Veintiocho de Noviembre del 2011

Comments (0)