Ciclotimia III

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 5:54 a. m.

0

La
cuando me miras de lejos
me ves pequeño
por eso te fuiste

Li
a tu reloj le sobra una hora
morirás primero

Lu
los señores del lenguaje
se aburren de verte siempre
escondiéndote en mi prosopopeya

Le
le pregunto a mis amigos qué voy a hacer contigo
y ellos me echan insecticida en los ojos
pero todavía puedo hablar
todavía puedo gritar tu nombre
las noches donde no sé si morirme o cantar

Lo
lucías estupenda en shorts
y la bandera también lucía muy bien
- Iván Ortega López 

me masturbé mirando tus fotos
nunca lo había hecho
creyendo que hacía algo incorrecto
me daba por querer detenerme
pero no lo hice
reventé
sentí mucho miedo
porque todo mi cuerpo
olió a tí
temblé pensando que quizá
esa explosión a distancia
te despertó 
o despertó
a mi colega el baterista
luego limpié el cochinero
con uno de tus poemas
el dadá
o el del otoño
ya ni sé




Treinta de Noviembre del 2011

Ciclotimia II

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 6:49 a. m.

0


Pero, tempranamente,
vine como soy,
con manos desangrables,
con miedo,
con amor,
con cuatro lunes cada mes.
Y creo
que de no ser por este corazón,
por este palpitante planeta musical,
ya me habría marchado a tratar de morir.
Con todo,
no querría olvidarme de la risa

- Roque Dalton


Me dije ''escribiré un poquito'' y mi mano derecha parece una berenjena
porque frío la envuelve
Amanece
la música de la madrugada a veces da miedo
y hace que mis venas se extiendan por las paredes
recubriéndolas con una sangre equivocada
Amanece
mi mano izquierda acaricia mi barba crecida
es que la niñez me dura poco
y le digo al reflejo que yo conozco esos ojazos que coronan
esas ojeras color mano hinchada por el frío.
Amanece
y detrás de cualquier tiniebla patrocinada por el miedo
alguien esconde los gritos de algún angel genocida
ese que me muerde los dedos amoratados
con la esperanza de que algún poema surja de la nada
embistiendo a las mentirosas palabras que la gente dice
cuando se siente sola en un llano relampagueante.
Me dije "escribiré poquito" antes de dormir
y resulta que miro las fotos que almaceno en mi joroba
(porque soy un camello que tiembla de frío)
                       y recuerdo que de niño
el árbol de la poesía
se me encajó entre las cejas
                                          ahora
         soy un unicornio
envuelto en la helada espuma
           del silencio
y la palabra
Amanece
la ciudad ya terminó de matarse
la ciudad abrió la puerta que yo llamé entre bostezos
porque la noche me perseguía usando la máscara del diablo
y me dijo: "las flores también escriben poemas
que algún día leerás
cuando tus ojos terminen de incendiarse"
la ciudad se está doblando y una de sus aristas me razguñó el pecho
mi pijama se empapó de esa agüita viscosa que huele a perfume de niña
puedo decirle a la noche: YO SOY EL JÓVEN DE LOS OJOS CHIMENEA
Amanece
Mi cabeza es un nudo que flota por debajo de todas las tinieblas
tengo la música que los pájaros silvaron el día de mi resurrección
tengo en las manos dos arañas congeladas que buscan la llamarada perfecta
para escapar y estrangularme a mí o a lo que queda de mí
en la saliva que tienes coagulada en tu cuellito
princesita nazi
corazón corazón
tarántula pelirroja oh oh pedacito de mis noches
sol de mi alma más bien eclipse más bien aurora
más bien planeta en perpetua explosión
princesita nazi
corazón corazón
luz veneno intravenosa
corazón te amo
lucesita planeta eclipse
mi niña de ombligo vortex y beso catapulta
estoy derramando mi locura sobre tu ausencia
¿quién tocará los tambores en nuestra boda?
corazón corazón
yo no sé de música
yo te pongo las alas a lengüetazos
Amanece
Mi mano,
miro
mi mano
cuando escribe
Amanece
Mi mano
me mira
cuando lloro
Amanece
La casa huele a curry
La casa huele a aceite quemándose La casa huele a la leche de coco que se le pone al curry para que espese La casa huele a aceite derramándose sobre los charcos de orina que los perros distribuyen estratégicamente por los pasillos La casa huele a carne barata quemándose sobre aceite La casa huele a Skip James oh oh oh podría ser yo el diablo para tener a esa mujer La casa huele a curry La casa huele a encierro La casa huele a perro contento La casa huele a consultorio de tanatólogo sin licencia La casa huele al salón celestial del templo mormón más cercano La casa huele a curry pegado en la vajilla imitación japonesa La casa huele a jabón lavatrastes con el que me gusta jugar a recordarte porque al secarse en el dorso de mi mano hinchada por el frío el olor se torna como el que te brotaba de tu cuello esas noches en las que tu casa olía a Perry Eli noséqué duraznito ayayay y tu vagina mordiéndome los dedos ñamñam La casa huele a pornografía (no importa si todos morimos) La casa huele a curry con salsa Valentina dentro de un tupperware para no morirse de hambre en la oficina La casa huele a curry La casa huele a polvo de gallina negra La casa huele a curry condimentado con la sal de los ojos La casa huele a las muecas de desconcierto de quien nunca había probado el curry La casa huele a los pechos de Andrea siendo censurados tiernamente por el espaguetti de sus cabellos La casa huele a perfume franciscano La casa huele al curry del cumpleaños antes de pastel de zanahoria La casa huele al inigualable aroma de las patas de los cachorritos La casa huele al cadáver del limonero que se quemó en las últimas nevadas La casa huele a toloache en polvo La casa huele a cucarachas bailando en la oscuridad de la habitación deshabitada La casa huele al leve respirar de Diana siendo atacada por el hediondo gas de la culpa La casa huele a curry viejo y recalentado en un microondas que huele a muchísimas cosas La casa huele al grito que entumió al amanecer de los tristes La casa huele a las ansias de que termine la noche La casa huele al curry que preparan las manos que asesinaron a las nubes el día en que la lluvia nos abandonó dándonos la maldición de la sombra La casa huele a curry frío revuelto con arroz caliente La casa huele a Omayra rarará how deep its the ocean? of course i did tralalí La casa huele a un nunca antes visto incendio de vainilla La casa huele a la risa de quien se sabe al borde del desmayo La casa huele a curry.



Veintiocho de Noviembre del 2011

Ciclotimia

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:14 a. m.

2

"Sólo nosotros existimos, todos los demás son sombras pegajosas"
- Arqueles Vela


Te prometí un poema.
Quizá imaginaste algo extenso
lleno secretos
dichos en el código
de nuestro alfabeto.

Te prometí un poema
que tal vez no esperes
con el interés de una enamorada,
pero yo sé que en tu panza
se germina el pájaro de la curiosidad.

"Qué decepción de poema"
podrás estár pensando
porque es simple y llano
porque no tiene las explosiones
que se abrazaban a mis antiguos mensajes.

"Qué decepción de poema"
podrás decir mientras alzas las cejas
y sonríes con piedad
pero en la ingenuidad de tus gestos
yace el punto débil que me permitirá matarte.

                                              El poema será entonces la verdad que expíe al mundo

porque sí. Mis dedos ya usurparon otros continentes
                Porque sí. Mis manos se siguen creyendo tarántulas
porque sí. Mis ojos enferman a las chicas que te odian
                porque sí. Mis perros te invocan con el aullido de mi tristeza


éste poema podría ser una avalancha de justificaciones
pero aquí lo interrumpo
porque el te quiero más potente es el que se dice en silencio








Catorce de Noviembre del 2011

Poema de muerte que busca ganarse 325 pesos

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:09 p. m.

0

Su sonrisa
clavada en la pared
por las dos comisuras superiores.
La parte baja flotaba
refrescando la frente
de la dormida.
- Yannis Ritsos


(Me dijo un peruano que algunos nacimos un día
en que Dios tenía diarrea
o viruela
o jaqueca.
Hola, soy Jesús, tengo diecinueve años y Sartre esta afectándome de sobremanera.
El mundo esta lleno de gente mala
porque cuando uno hace las cosas enfermo
le salen muy mal.
El poeta dará a luz un diluvio que ahogará
hasta al más insignificante insecto)

Me pidieron escribir un poema sobre la muerte;
yo cierro los ojos
dentro tengo crisantemos
que me perfuman los párpados.
Mis ojos tienen calaveras
que someten al mundo que quiero comprender.

La gente viva quiere ver la nuca de la muerte
yo sólo quiero bailar.

EL POETA ES UN NIÑO DESNUDO QUE SE CONVULSIONA
SOBRE LAS FLORES DE LA MUERTE

Entonces si escribo sobre la muerte estaría arañando la piel
que recubre al mundo.
Si escribo sobre la muerte estaría encerrando entre mis manos a ese miedo
que nos palpita cuando vemos la insignificancia
de las palabras.

Muertecita
princesa arbórea de los incongruentes
me pidieron escribirte un poema
pero yo
- pajarraco ensombrecido por tus hojas -
me acobardo
porque me sé vulnerable
no a ti
sino a esos que te escriben
usando palabras que yo no puedo entender.

(Si yo también nací un día
en que Dios estuvo enfermo,
entonces merezco morir
en la ingenuidad de mis convulsiones)

Miro al cielo
mis ojos son dos revolvers enfermos
que siembran balas en las nubes
para que las chicas lloren cuando llueva
pensando en la muerte
o en los poemas que quieren resucitar al mundo.

Mis huellas son las lágrimas que la luz del día te escurrió por la espalda.
Yo acaricio tu espalda con la fuerza que usa la muerte cuando se ríe
al leer los poemas que le escribe mi miedo.

Si este poema gana el concurso me darán 325 pesos
      pero eso nunca podrá comprar a la muerte
La poesía podrá ser un soplo de luz para la garganta de mudo
      pero eso nunca podrá apagar a la muerte
La vida podrá creerse un camaelón inerte en medio de la tormenta
      pero eso nunca podrá cambiar el color de la muerte

Si me zambullo en el fuego de un par de ojos ennochecidos
la muerte vendrá a darme palmaditas en la espalda.

                  Sólo soy yo cuando me equivoco
y la muerte lo tiene todo agendado.

Algún día escucharé el cascabeleo de sus huesitos
cuando alguna infernal diarrea me atormente, o la viruela me desfigure.
No
La muerte vendrá por mí cuando esa monstruosa jaqueca nuble mi vista
y ya no me deje seguir matando al mundo con cada parpadeo.








Nueve de Noviembre del 2011