Salmo 78:39

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:34 a. m.

0

Antes de conocerte
añoraba tu ausencia
- Alejandro Jodorowsky




Ya no lees lo que la muerte te dibuja entre los labios de mi voz
ya no sueñas con mi cascada de artimañas perfumadas.
Esas tristezas que frágiles se derriten en el aura de tu garganta
ya no crujen con parsimonia mientras beso el suelo de tu llanto
ya no me advierten el dolor del silencio
ni me arropan entre sus ramitas de vidrio y lágrimas.


Podría arder desde el punto más recóndito de mi sombra
allí, donde la lengua del sol nunca se atrevió a llorar.
Por ti me convierto en la sonrisa que siempre quisiste devorar
y en la rápida huida hacia el mismo infinito
donde nuestras mismas manos nos depositan
las rojas semillas de un árbol que ansía nacer.


Y aquí comienzo a destrozarme:
en el pluvial fiambre del hurto asonoro
alalia que irrumpe en la tromba de tus alas,
la hierba amarga del claustro doloso
que florece armado en plata 
para envolvernos en el papel de la noche
haciendo que todo se vuelva más absurdo.


(except perhaps in spring, 
but i should never think of spring, 
for that would surely break my heart in two)

Cada día
es como una canción
que se escucha 
en mis manos
para nunca más
volver a ser perseguida
por algún derroche
de palabras
cubiertas de miel.




Veintiocho de Abril del 2011

Carta gris donde se establecen los nuevos fundamentos que mi noche le pide al mundo.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:43 a. m.

0

"



Para mi abuela holandesa



Y aquí es donde imagino tu mueca de incredulidad dolosa,
viene a mi mente ese alzar de cejas insondable
y tu cruel risotada más de garganta que de vientre.

la esperé en la escalinata
era muy temprano
y el primer día nublado del mes
borroneaba la tinta de los edificios
haciéndolo todo más imperturbable.
Cuando la vi acercarse
no exigí verla sentada sobre una escoba,
materializada en una transparente paloma
o aferrada al sereno ondular de un papalote,
no,
porque su andar de tempestad flotante
me fue suficiente,
me fue justo y necesario.

Ella me gusta tanto
que no me molestan sus abismos
ni esa preocupante manera
en la que extiende las vocales.
Me gusta el laberinto que se teje
en el vientre del silencio
que ella y yo
compartimos en el gris despunte
de un día que nunca debió morir.

Fresa y azúcar.
Aquí termino de nombrar esa explosión,
para que la duda no sea niebla áspera.
Fresa y azúcar para que la duda
sea perfume de días lentos.

Qué tristes tonos murmura la dócil abeja de la circunstancia
cuando se pasea por mi oreja que ya no te escucha
y ella se reparte en mi deseo, pieza por pieza,
grito por grito,
sus manos ya aprietan mi crujiente sombra
que imita el canto de algún río cubierto de flores.
La estela de su helado encanto
ya ennegreció mis dos ojos que no cesan de morderla,
y si me pongo un poquito serio
es porque el mundo hace mucho ruido
y la certeza huye
dejando que ese insecto siga palpitando
en el blando crisantemo
de mi turbulenta memoria.

No quiero que te vayas.





Catorce de Abril del 2011

Sueño reciente

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 8:46 a. m.

1

El cadáver de otro beso
se deformó en mi boca
justo cando
en el sueño
tu rostro se entregaba
sin vergüenza
en un gesto de pura derrota.

Desperté
sin el corazón
imitando una estampida.


Trece de Abril del 2011

El poema acarrea un enjambre de nubes que ladran con parsimonia

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:30 a. m.

0

yo, pecador, a orillas de tus ojos
miro nacer la tempestad
- Alí Chumacero 


El poema acarrea un enjambre de nubes que ladran con parsimonia
tos de mar que se agita ante la mirada de la sangre
y se recorre al otro extremo de tu sombra
donde la luz se nutre de risas ya secuestradas.

Escribo sin sentir cómo el agua del poema rompe mi piel
sin temblar ante el helado estrépito de esa cascada púrpura,
solemne permanezco sentado en la blanda tierra del lenguaje
mis manos se anudan en un mutra que grita de ansiedad.

Sonreirá el eco que abandonó mi postizo gólgota
uña y miel
filo oxidado que rebana aquel rostro de mujer ennochecida,
de cierva bebiendo leche a la orilla de mis ansias.

Se endurece el hielo que bosqueja mi horizonte
un círculo de flores
entierran despacio el cadáver de otro beso
que nunca logró colisionar.

A veces me da por mordisquear las picantes venas de la tristeza.
A veces me da por regresar a esa antigua vereda
donde la lluvia perforaba nuestra alegre aura
y limpiándonos se cerraba el suspiro de otro encuentro.

Once de Abril del 2011

Siete haikus

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:08 a. m.

1

En aquel montoncito de carnes sumisas, humanas, heróicas, florales, viajeras, canta el ilustre mar, la tierra orlada de trigales intermitentes o sonoros nidos, los cándidos cielos musicales, Dios, Satanás, el viejo instinto negro que sonríe a la nada desde los subterráneos del hombre y la materia.
- Pablo de Rokha


Me voy a morir.
Tu voz perfuma el día.
Te estoy viviendo.

La primer lluvia,
frescura de agua viva.
Cielos llorando
Abrir tu mano,
enfrentar el pasado.
Crear futuros.
Besar tu sombra.
Besarte en ayunas.
La curiosidad.
Pájaros gritan
tu nombre en otro idioma.
Nadie acude.
Se hará de noche,
extrañaré tu olor.
Se hará de día.
Como si reir
nos fuera suficiente.
Flaca ingenua.





Ocho de Abril del 2011

Carta a la Ciudad de los palacios donde se exponen las debilidades de la carne y el miocardio.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:40 a. m.

0

Ha de estarse a la puerta mirando algún celaje
y al fin dirá temblando: "Qué frío hay... ¡Jesús!"
Y llorará en las tejas un pájaro triste
- César Vallejo


Güera:

Estaba esperando la hora de entrar a clase
me acompañaba el muchacho de Creel
ese que te platico
que no sé si quiere estár solo
o realmente se desespera por una plática
(hoy lo acompañé, porque me sonrió al saludarlo)
y también estaba la lesbiana,
nunca te platiqué de ella
o quizá un comentario 
una referencia inmediata. 
Ella, la lesbiana, es muy guapa
güera
más guapa que tú
tiene un cuerpazo
pero nada le pide a tu simpática forma
de árbol recién nacido
tiene una voz suave, medio dormida
pero nada le pide a tu tono de regaño
a tu maullido de estudiante asesinada
tiene las manos como de hombre
venosas, con una ligera capa de callo
pero nada le pide a tus garritas
de buitre albañil.
Afortunadamente es lesbiana
güera,
a veces platicamos
y me coquetea
la muy cabrona
se acaricia el cabello,
camina derechita
absorbe mi aire
y se lo unta en el cuerpo.

Estaba con ellos
en el mismo lugar
donde me sentaba
a esperarte para comer.

Ay güera...
perdóname
se me hace bien difícil contarte
lo que pasó después.
Pasa que estoy conociendo a alguien
y ''conociendo'' en griego antiguo
significa ''soñando''o ''suspirando en''
pero no te preocupes,
mi princesita de smog,
ella no tiene novio
quizá carga por allí
algún pretérito incómodo
un suspiro que la sofoca
de vez en cuando
pero no tiene ese hediondo grillete
mascándole sus diminutos tobillos.

La vi andar veloz
como acostumbrada al terreno
y hojeando un librito.
Pensé en gritarle algo
invocarla con algún chiste
de esos que tenemos
ella y yo
ya
en común
pero preferí dejar
su peregrinar
hacia la otra facultad
(esa donde estudia
tu ex novio
el que también me trae a mí
como loco)
iba ella bien bonita,
güera,
toda vestida de gris
de ese gris que quiere ser negro,
flaca, como me gustan,
(Ayer se subió al camión
un payaso
y dijo
"a mí me gustan las mujeres
como los mangos:
chupadas hasta el hueso"
le di quince pesos)
tiene el cabello horrible
pero de todas maneras
me invita a hundir la cara
y aspirar violentamente.

Luego te platicaré más de ella,
güera,
porque ¿qué se yo?
tal vez me enamore 
y a ti ya no te escriba
o tal vez le harten mis japonesadas
y se exaspere con mis resoplidos
de puberto insatisfecho.





Cinco de Abril del 2011


Carta manifiesto

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:06 p. m.

0

Pánico: ese instante en el que el frenesí se come a sí mismo antes de hacerse tinta, antes del encuentro con el papel. El ritmo tribal que tamborilea con ojos en trance al hueco cráneo del lenguaje y suelta un grito parecido al monstruoso tictac de un tiempo que se entierra y germina. La fiesta es yo y yo es nosotros. Entonces todo lo que acontece en la punta hinchada del bolígrafo se expandirá como una cruel medusa por el brazo, por el hombro, por el torso y cocinará todo el estudio, la habitación, el aula o el parque. La idea misma se tragará el canto vespertino que se derrota con el tibio estupor del preámbulo nocturno, porque ya no habrá tiempo, porque ya no se necesitarán personas que afirmen necesidades ya innecesarias. Ganará el vómito. Ganará la mesura de quien se siente desvestido, la paz de una ventana sin cortinas. Reinará en el poema un silencio inflamado y sonriente y el poeta dibujará en su rostro ese cuadro simpático de la mueca que se sufre una centésima antes del estornudo. Amor al código del tacto. Amor al mirar desenfadado y al beso indiscreto que se da cuanto todos cierran los ojos para empezar la oración.

Dos de Abril del 2011