La Roue de Fotrune II

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:23 p. m.

No existe derrota en estos renglones
no hay quehacer de muerto sordo
ni ánforas infladas de sangre.
Todo es un amanecer caduco.

Porque te quiero como la inmediatez del frío,
te quiero desde la médula del recuerdo,
allí donde el tiempo cierra los ojos
y el ruido apaga la hoguera de lumbre y plata.

Hay tanto amor cascabeleando en mis tumbas.
Me ofende ese gajo de ruido que permite al poema
entenderse comouna piedra flotante,
emperatriz del pantano de mis entrañas.

Como volar con un ancla fundida en el pecho,
la risa se derrite en la tierra de tus labios
la risa se aglutina con prisa en tu sombra.
                                  (Y el ritmo de tus pasos termina hecho nudo
                                              que yo aprieto con furia
                                              para que me recuerdes al desvestirte
                                              y dormir)
Yo me permito lamer la nuca de la muerte.


Dieciocho de Marzo del 2011

Comments (0)