Pastora

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:05 a. m.

Imagíname caminando por la noche,
sonriente,
con los labios todavía persiguiendo
el ave de tu olor.

Otra cosa
me sustituye
el pensamiento,
[por ejemplo: una frase que se anida en ese espacio tibio
que se forma entre nuestras manos
que dibujan en el éter de ese desierto
alguna risa o
el gemido insatisfecho
de una tardanza precisa]

Otro aletear de manos
y mi mirada busca la tumba
de alguna mueca que regale evidencias

Mis ojos que retroceden.

Mis manos que tiemblan como si tocaran un cadáver todavía humeante.

Mi voz que ya no escoge las palabras
sino que las dispara bajo el riesgo
de armar algo que no funcione.

Todo lo que se creía enterrado en las piedras de lo antiguo,
en los palacios olvidados,
en el rincón bombardeado de la belleza y la magia
está rascando
(de adentro hacia afuera)
con uñas de estátua de perro
toda esa tierra empapelada
en relojes y plumas.

Yo hablaré de ti sin pudor
porque existes
en ese mundo donde mis historias
son más bien adivinanzas
o juegos de beso y parpadeo.


Vomita y duérmete.


Tu nombre
de epíteto
increible
me persigue
con tanta alegría
que de pronto
algo lleno de risa
dobla el tiempo.

Estoy vivo.

Catorce de Febrero del 2011
(no hay coincidencias)

Comments (0)