Te levantas.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:11 a. m.

0

Hoy más que nunca
deseo que deslices tu sombra sobre mi mesa
y ambos comer el pan de la noche.

- Hoy te vi los pies, flotas. Vuelas un poco, como flor balanceada por agua estancada -

(Aquí termina esto, porque por primera vez en mi vida le doy más importancia a la verdad inmediata que a un efímero texto que se verá evaporado por el tiempo)


31/3/10


________________________


Invariablemente no pesas nada.

12.31 A.M


________________________



Peter Murphy colgado de cabeza por diez minutos. Eso es bien dark.

12.17 P.M

La Paloma (Asqueroso cuento corto para adolescentes pretenciosos)

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:56 a. m.

0

Con prisa y medio corrió por lo largo de la calle. Estar lo suficientemente lejos de su casa le permitiría hacerlo con seguridad. Comenzó a caminar para regular el flujo de sangre al cerebro y calmar su respiración, entre paso y paso palpaba el interior de sus bolsillos para corroborar que el objeto cubico y de cartón se encontraba todavía ahí. Fijó el encuentro con sus 3 amigos frente a la tienda de Doña Socorro, quien absorta en su telenovela de la tarde muy probablemente no fijaría atención en lo que ese montón de niños planeaban hacer. Con la respiración regulada llegó al encuentro con sus compañeros, los tres comían pan dulce sentados en la acera, al verlo llegar se pusieron de pie y con la sonrisa de un violador se le aproximaron ¿los trajiste pinche Tavo?, a verlos, ándale, sacalos, a mi se me hace que son puras mentiras. Octavio metió la mano al bolsillo y sacó una nueva y reluciente cajetilla de cigarrillos.

El mandril, su amigo más gordo y experimentado fue el único que no resopló de emoción y con autoridad tomó la cajetilla y con maestría la abrió. Él fumaba desde sexto de primaria, muchos decían que ya se había dado su primer borrachera dentro de la secundaria. De su enorme chaqueta sacó una caja con cerillos, encendió su cigarro con la maestría de un preparatoriano y dio una larga fumada, tosió y todos rieron, sonriendo y con los ojos llorosos dijo no se rían que de seguro ustedes se van a andar ahogando, repartió un cigarro a cada uno y astutamente se guardó la cajetilla, Octavio reclamó y el Mandril respondió Mejor yo me los quedo, sino te vas a morir más pronto y se alejó él y su enorme cuerpo mientras fumaba y terminaba de comer su esponja de chocolate. No era buena idea pelear con él. A pesar de ser buen amigo, no escatimaba al momento de tirar madrazos.

Octavio prendió su cigarro usando un encendedor que se robó junto con la cajetilla. No sabía cómo era el procedimiento, si soplar o aspirar, o simplemente dejar que el fuego hiciera lo suyo. Después de varios intentos las hojas de tabaco quedaron al rojo vivo y un pequeño hilo de humo salía de la punta, como semen gaseoso o una cascada invertida. Octavio almacenó todo el humo en su boca y lo exhaló con aire triunfante, cerró los ojos y se visualizó como su abuelo (que fumaba sin filtro como los hombres) o como su hermano, a punto de graduarse de la preparatoria y que para desestrezarse de tantos deberes y tantas novias, fumaba a escondidas en su habitación. Franco y Roy, sus amigos, lo miraban como quien mira un instructivo. Octavio fumaba limitando el humo a su boca, destruyendo millones de celulas gustativas cada segundo.

Roy lo miraba con el ceño fruncido, como si algo estuviera mal. Negó con la cabeza y dijo así no, no chupes, respira, así prendió el cigarro y le dio el golpe, tosió y sacó la lengua en señal de asco así fuma mi mamá, nunca me gustó, se los regalo dijo dandole el cigarro encendido a Franco y escupiendo saliva. Dio media vuelta y se fue. ¿Qué hago con este? dijo el niño con su gangosa voz, el uniforme de la secundaria lo tenía manchado de jugo y salsa, en su rostro brillaba una fina costra de mugre y tierra quédatelo, nomás que no te lo vean tus papás dijo Octavio viendo su cigarro, que lentamente se consumía ante la ausencia de una boca. Ni que se fueran a encabronar, les vengo valiendo madre argumentó Franco con una amarga sonrisa y retirándose, a Octavio le dio risa verlo de espalda, con su pantalón mal bastillado y en sus mugrosas manos dos cigarros. Lo imaginó mayor y sintió miedo.

Decepcionado Octavio sintió que tanto temor a ser descubierto fue en balde, miró de nuevo su cigarro y fumó como Roy dijo, aspiró profundamente sintiendo un pequeño golpe en la garganta. Se ordenó no toser y le dolió. Inmediatamente después experimentó como su cuerpo se soltaba y su cerebro se derretía. Mareado, se recargó en una pared y fumó de nuevo; lo mismo. Asqueado y asustado miró su cigarro y pensó en su hermano y su abuelo. Lanzó el cigarro al suelo y se quedó mirándolo, absorto y lánguido. Una paloma cruzaba la banqueta con andar ritmico y apresurado, picaba el suelo buscando algo que le diera fuerzas. No le quedaba mucho. La paloma llega cerca del cigarro y Octavio piensa en espantarla, aplaudir o gritar para que vuele y deje de pensar que ese cigarro a medio fumar y todavía encendido en un exquisito puerro o algún caramelo que otro niño dejó. Pero no lo hizo. La paloma picó el cigarrillo desesperada quemándose, aleteando frenéticamente hechó a volar y dio contra el vidrio de un coche, cayó emitiendo ese ruido hueco y redondo que todas las palomas hacen al morir.

Octavio corrió - todavía mareado - hacia la paloma y la encontró muerta. Su pico tenía la textura del plástico quemado y su milimétrica lengua se tornó negra y tiesa. Olía a sangre con tabaco.
Desesperado, el niño sacudía a la paloma intentando revivirla. Cuatro muchachas con uniformes de preparatoria cruzaron ¿qué te pasa compañerito? ¿qué tienes en las manos? y al darse cuenta que aquel niño sacudía innecesariamente a un ave ya muerta, se fueron caminando rápido, como pensando que ese prestigioso barrio lentamente comenzaba a llenarse de locos.

Octavio estuvo horas sentado junto a esa paloma, intentando revivirla. Cuando anocheció lloró, pensando en su hermano y su abuelo, pensando en esa paloma y en el hambre. Pensando en Roy y Franco. Se levantó aturdido por el llanto, el mareo y el hambre atrasada. Dejó a la paloma sobre la banqueta como un recuerdo colectivo de un asesinato en tercer grado. Caminó dejándose guiar por la noche. Llegó a la casa del Mandril quien lo recibió en pijamas, con señas Octavio le hizo entender todo, el gordo sonrió y ambos salieron a fumarse un cigarrillo recargados en el viejo Impala de su padre mientras miraban a sus compañeros del turno vespertino llegar a sus casas cargados de deberes, de tareas, de novias y de compromisos.



30/3/10


Me gustas tú y la primavera.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:38 p. m.

0

Nos engañaron.
Nos engañaron con la primavera.

29/3/10

Carta de liberación.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 1:03 p. m.

0

Aunque hemos trabajado juntos, me aburre mucho seguir haciéndolo, pues tanto el olor de tus pensamientos como tus sentimientos me recuerda al del salchichón con ajo. Como soy vegetariano, he decidido buscar una hermosa y fresca hoja de lechuga en vez de quedarme con un salchichón.



Firma: Jesús






28/3/10


_________________________
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
ya no puedo más ya no puedo más ya no puedo más
Porque igual que yo, estás que te mueres.

2.31 P.M.

Cena.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:50 a. m.

0

Soy igualito a mi idulo
- El "Casas de Cartón"


Don Roberto: usted siempre será
la cura de todos mis males.


27/3/10

Comida.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:15 p. m.

0

"Me parezco al que llevaba siempre un ladrillo cargando
para mostrarle al mundo cómo era su casa"
- Bertolt Brecht
Palabras
Palabrería
Palabremón
Pala que labras las babas
lavas las palmeras del lenguaje
y consecuentemente provocas noches
llenas de días llenos de perros llenos pulgas.

Como una escalera que se enrosca en sí misma,
mi cerebro es un enorme gusano que se come la cola.
No es placentero
en lo absoluto.

25/3/10

Desayuno.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 12:21 p. m.

0

¡Ahora la bebes o la derramas!
- El Ferras




Parece como si el sol bloqueara todas las salidas.

Invariablemente necesito
dormir más
de lo que me río.

Es el callo, ya no pasa nada, es el callo.
Al cabos que ni quería
y ni me duele.

21/3/10

Guisado de significaciones, nada es mio, nunca lo es ni lo será.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:06 p. m.

0

(Agua limpia todo)

(Por tus tierras adentro yo miré
por el camino fresco de tu amor
todos mis sentimientos te daré
con tu felicidad me encontraré)

Te vas, te vienes. Todo tan rápido.

Quiero pensar que esto no es otro fallo en el departamento de piedades.

(Sopita de camarón
se la lleva la marea)

Vas subiendo por las escaleras de lo que oculto,
pronto llegarás a esa gran puerta medio destruida
y formarás parte de esa pequeña habitación
donde tu única compañía será mi olor.

19/3/10


__________________________

(Calavera no llora
serenata de amor.
Calavera no llora
no tiene corazón)
10.17 P.M.


__________________________

La glosolalia corta mi piel.
Glicerina y turbulencia.
Acomodado dentro de la voz de Dios.
Espejos para los animales.
10.33 P.M.

Un comunicado.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:51 p. m.

0

Por causas de fuerza mayor me veo obligado a pedirle a la poca gente que entra y lee lo que pongo un favor.

Tengo un teléfono celular que necesita mandar mensajes, no lo hagan por mí, háganlo por él. Toda donación de crédito telefónico será enormemente agradecida por la virgencita de guadalupe

6141577789 [cantidad que quieran donar]

Al 7373


Muchas gracias.
18/3/10

Ay mamasita... hasta frío me dio...

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:34 a. m.

0

17/3/10
Y si quieren saber de mi pasado
es preciso decir otra mentira
les diré que llegué de un mundo raro
que no se del dolor
que triunfé en el amor
y que nunca he llorado.

_________________________

Esteja alerta para as regras dos três,
o que você dá, retornará para você.
Essa lição você tem que aprender.
Você só ganha o que você merece!
2.35 P.M.

___________________________

Escapulario
(Metapoema lacerante en dos estrofas y media para niñas mutantes)

Un silencio prolongado nos define el rostro de Dios,
si vienen las abejas, diles que no soy de Saturno
¡Algo cae del cielo, veinte centenas de bisontes!
los dueños del lenguaje huyen por la calle principal
y se refugian dentro de tartamudas bocas.

Repitamos. Últimamente te sobrecoge la idea de morir.
De tu abdomen surge un juramento que tiembla de ira.
Bebes la saliva de toda una nación, quéjate del tiempo,
porque seguramente serás participe de la risa colectiva.
Frente a frente nos quedamos sin frente.

Todo nos lleva a todo. Tus dedos podrían ser mis pestañas.
Anoche pude escuchar, detrás de las montañas, al demonio;
se rascaba la espalda con las ramas de un olmo.
10.52 P.M.







La noche tortuga

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:20 p. m.

0

Te pisé
y crujiste.
15/3/10

__________________

Te pudrí
y respiraste.

11:47 P.M.

Cortar el cuello

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 2:00 p. m.

0

Deberías aprender a respetarte
- Fragmento del Koan budista "Cortarle el cuello al Buda"


Una violenta mirada se inmiscuye entre las sábanas,
el olor a piel torcida y saliva se anula entre respiraciones
y conforme las manos van palpando al mundo
sus ojos absorben todo lo habido y por haber.

Un niño descubre la eterna habitación del sonido,
donde la voz se quiebra en el vaivén de la soledad.
Risas dentro de lo prohibido, jamás nos encontrarán
porque todas las brújulas tienen nuestra sangre.

La ciudad llora porque necesita derretirse,
bombas de frío y carne en la boca de los hombres.
Todo se introduce en mi garganta, quiero ladrar,
quiero ser el vocero de lo que todos desprecian.

14/3/10



____________________________

No quiero tener hambre
quiero comer sin hambre
quiero un hambre que no me de pena
quiero comer de algo que yo no busque.

Porque tener hambre duele
pero hurgar en los basureros entristece.

10.22 P.M.

Hipnagósis

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 7:24 a. m.

0

12/3/10
Te traje una avalancha de huesos toltecas
y estoy esperando ahora
estoy esperando.

(Nunca escuché a un hombre hablar como lo hace él)

Víctor

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 6:43 a. m.

0

11/3/10

Víctor
¿Sí señor?
¡Víctor!
¿Sí señor?
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!


________________________________________

Víctor
¿sí señor?
Víctor
Víctor
Víctor
¿sí señor?
Víctor
¿¡sí señor!?
PUEDO.... PUEDO....
PUEDO.... PUEDO VER...
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
9.31 P.M.


Estas toda pendeja.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 7:59 a. m.

0

10/3/10
Yes im thiiiiiiiiiiiiiiiiiinking of this? yes i im
yum yumi yum, dont... yumi yom yum yom....

Did i wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiinking?

____________________________________

Víctor
¿Sí señor?
¡Víctor!
¿Sí señor?
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!


Víctor
¿Sí señor?
¡Víctor!
¡¿SÍ SEÑOR?!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!

8:06 A.M.


___________________________________

Víctor
¿Sí señor?
Víctor
¿Sí señor?
Víctor
¿Sí señor?
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!
Víctor
Víctor
¿Sí señor?
¡PUEDO VER TU CASA DESDE ACÁ ARRIBA!

9.13 P.M.

A Tar, a Tar, yo quiero llegar a Tar, a Tar, a Tar, yo quiero llegar a Tar.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 8:34 a. m.

0

9/3/10

En una tienda de espejos atendida solamente por mujeres con coturnos, veía mi reflejo en un cristal con marco plateado y forma de media luna. De mi ojo derecho entraba o salía una lombriz pequeña, color verde menta y se retorcía como loca cuando yo decía la palabra "jarabe" nunca entraba o terminaba de salir. Luego me encontraba en casa de un amigo y todos traían overoles como de fumigadores, cada uno cargaba una de esas mangueras que usan para diseminar veneno y las introducían en mis dos orejas, mis narices y mi boca. Cantaban. El hígado corría por mis venas y brotaba de una llaga que tenía en mi mano izquierda. Alguien llegaba a la casa y comenzaba a ofrecernos prostitutas que supuestamente se hacían invisibles al momento del orgasmo, no creemos en vendedores de cambaceo. Desperté.

A Tar, a Tar, yo quiero llegar a Tar.

_____________________________

Me gusta aventar piedras
me gusta recogerlas
me gusta pintar bardas
y después ir a lavarlas.

Y en los cafés la neta es hablar y hablar
pero en mi casa sí le meto al tropical.

11.18 P.M.

Automático 8

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:29 p. m.

0

7/3/10
El día abandona la casa del tiempo
y en su paso deja un estela
de veinte olores que nos empapan,
que nos hacen recordar la textura
de la piel sobre los picos del sol.

(Algo tiembla debajo del aire y quema nuestros papeles,
los sobrevivientes flotan como cascadas invertidas
gritando fechas de leche y miel)

Las evidencias son requisitos para fragmentar,
para extender nuestro dominio de realidades
que, sin querer, fertilizan el suelo de la noche
y hacen brotar enormes árboles de muerte
que huelen a lila y a perro encadenado.

(En la lejanía de mi puerta te encuentras,
tus manos solemnizan las cualidades del demonio
y me enseñan la receta para ver ojos debajo de las piedras)

Juguemos a entender el lenguaje y rescatar nuestro innecesario vicio de preguntas. Vamos a rechazar a la muerte y figurarnos nuestro cuerpo como un bolso de letras y números que se mezclan en un vertiginoso remolino que se mueve y trastoca los límites de lo medible y cuantificable. Vamos a darnos asco y oler nuestras babas que saben a niñez. Vamos a esculpir nuestras extremidades hasta llegar al punto de ser unas hoscas figuras geométricas que en cada arista llevan colgando un viscoso y hediondo apéndice que solamente desea ser inmortal.

Le tengo un profundo miedo al vacío, a darme cuenta que la fiesta soy yo y yo es nosotros y nosotros es infinito e infinito es perro y la palabra perro no muerde y yo no me pierdo en el mapa, porque el mapa es uno.

Me gusta imaginar la voz de la ciudad
justo en el momento
donde yo me encuentro terriblemente solo.

Está pasando el tiempo, está pasando.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 4:25 p. m.

0

6/3/10

Algo pequeño cae de tu boca
y reímos.

Una oración por algo mejor,

La máquina del tiempo

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 10:16 p. m.

0

5/3/10
Con cada hora que pasa
otra palabra abandona mi mente.


Tríptico críptico

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 11:04 p. m.

0

Mis manos
son dos arañas
que
buscan
el momento
perfecto
para matarse la una a la otra.

(Voy a hacer un plan donde intervengan todas las piedras del mundo)


4/3/10

No es un poema.

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:44 p. m.

0

De verdad no lo es, siquiera es un intento de texto con algunos ángulos bonitos, esto lo estoy pensando, lo estoy procesando porque siento que debe ser así. No será ningún caldito de letras con subliminalidades intrincadas o mensajes crípticos, no, porque ya dejaré eso, por lo menos contigo.

No voy a mentir diciendo que ya no me duele, no, duele y cabrón, todavía. Fíjate que ayer, caminando al trabajo (sí, ya tengo empleo) me vi en el reflejo de los ventanales de un edificio y sentí tu olor, pero ya no como humareda, ya me estoy acostumbrando a eso (otra cosa que no sabes, estoy fumando como puerco) sino que más bien me llegó como si una abejita de olor se me hubiera metido en las fosas nasales y luego, viajando por los cuencos intercraneales, llegara a mi boca y saliera en una expresión muy conocida por ti y por mí, algo así como un "puta madre" o un "ah cabrón". Todavía duele, pero duele como cuando te salen ampollas en la lengua (justo tengo una en la punta) y comes algo con limón. Inconscientemente, de hecho, dejé de comer limón porque ese olor le tomé coraje y miedo (sí, como el que todos tenemos por naturaleza a nuestra mamá), sustituí el limón por cantidades enormes de sal o pequeñas gotitas de mostaza.

Durante muchos miércoles, después de ver a mi profesor de invisibilidad, fui por inercia (¿o intuición?) a plantarme fuera de tu escuela, creo que tengo grabados los rostros de los que esperaban el camión. No sé por qué la gente se aglomera cuando llueve. Pero ese día lo viví y lo sentí como una comunión con Dios, como si dos perros se estuvieran apareando en un parque y, más al fondo, dos niños tuvieran un ataque epiléptico. El último miércoles que fui fue más bien un martes, salí de mi casa y caminé sin rumbo, llegué obviamente hasta ahi y me reí como niño chiquito. Me reí más cuando, de regreso a mi casa (también caminando) pasé por tu calle y por el costado de mi primaria. Imagínatelo, una cosa calavérica de metro y ochenta y cinco conteniendo la risa en la mitad de la noche, en una calle totalmente desierta.

No hubo oportunidad de corroer el hueso, de ver la médula. Una noche, drogado por el insomnio o el zumbido de la televisión, saqué todo de mis cajones y saqué ocho kilos de basura (tú eras unos tres y medio), mi plan era quemar todo y ver como se consumían, no quería sentir la inseguridad del camión de basura, no quería pensar que esa pulsera que me regalaste en la secundaria, esa carta escrita en servitoalla (tu única visita a mi debilidad más pura), tickets, recibos, dulces y demás fueran a terminar en otro enorme montón de basura siendo pepenados. No, quería ver que se hicieran polvito frente a mi. No pude. No por razones sentimentaloides sino porque muy probablemente causaría un incendio. Saqué las bolsas negras llenas de ti y me despedí de ellas sonriendo. A la mañana siguiente ya no estaban.

Mi cuarto (¿lo recuerdas?) quedó más vacío que yo mismo hoy en día. Cambié de lugar los muebles y tiré todavía más cosas que se intentaron esconder. Desde ese día mi cuarto huele a piel con sangre y parece sala de espera (¿lo imaginas?)

Pero después me faltó algo más, y después de un churrigueresco ataque de impulsos (obviamente detonados por tu inigualable capacidad de hacer encabronar) te borré meta y patafísicamente. Desde entonces ignoro lo que comes o lo que sientes. Desde entonces tengo (o bien, tenía) una monstruosa cantidad de tiempo libre.

¿Qué haré ahora? terminar esto con paz, no estoy feliz porque tengo sueño y mucha tarea, porque hoy te extraño y tengo sed. Pero, velo así, si lees ésto imaginándolo con mi voz, sería una voz discreta y medio sonriente, una voz que en cualquier momento puede soltar una broma o quedarse callado, una voz ya medio ronca por tanto vicio ridiculo y tanto mal dormir, una voz de tercer de secundaria con la profundidad de un postadolescente que se siente liberado por escribirte un texto con aparentes señas de paz. Pero es verdad, estoy en paz.

Estoy tranquilo porque ya le di la mano al tiempo y ahora soy uno con él (realmente yo soy él). Porque me di cuenta que estoy más vivo que nunca y porque de nuevo como carne, porque invité a todo mi salón a tomar café y porque me terminé mis cuatro mil pesos más rápido que lo que tú tardaste en terminar de tardarte. Porque si duele, duele.

Te cerré todas las ventanas porque me dabas frío. Quizá mañana te busque o quizá no vuelva a saber de ti hasta que te vea comer pizza en algún comedor de Smart, donde quizá me sentaré frente a ti y te veré a través de esos dos ojos tan dolidos que tienes y quizá te insulte o quizá resuma tantos silencios con un ridículo "¿Qué pedo?"


2/3/10

Encuentro municipal de teatro (Día 1)

Posted by Jesús | Posted in | Posted on 9:37 p. m.

0

1/3/10


Mucha gente debería aprender a morir.

Tenía pensado redactar una crónica bien monsivaisiana donde resumiera este lunes que, si puedo definirlo, sería como un coctel de asco, risa, pena, vergüenza, erecciones y deducciones.

Con todo el respeto que se merece el señor Daniel Alberto Ramos Flores, déjeme decirle solamente una cosa: qué pendejo.

Gracias.